Historia de la biotecnología

El término “biotecnología” puede parecer reciente y novedoso, sin embargo el ser humano ha utilizado esta herramienta desde hace miles de años.

Gracias a la biotecnología nuestros antepasados aprendieron a preparar el pan, las bebidas alcohólicas, a mejorar los cultivos y a beneficiarse de los animales domésticos.

De allí en adelante, el conocimiento del hombre en esta materia fue avanzando y, hoy en día, la biotecnología se convirtió en un aliado fundamental para el hombre en su vida cotidiana.

La historia de la biotecnología se recorre en tres etapas que abarcan sus principales desarrollos: tradicional, clásica y moderna.


Biotecnología tradicional

Por primera vez el hombre selecciona los mejores cultivos y comienza a fabricar pan, vino, yogurt, cerveza, vinagre y queso.

La biotecnología comenzó, hace miles de años, con un gran descubrimiento: los microorganismos podían producir mejores alimentos. El hombre aprovechó los principios de fermentación y utilizó bacterias y levaduras para tener alimentos más apetecibles.

Aunque en ese entonces los hombres no entendían cómo ocurrían estos procesos, los aprovecharon para su beneficio.

De esta manera, empezaron a utilizar los microorganismos en los procesos de fermentación y obtuvieron muchos de los alimentos que para nosotros ya son familiares: yogurt y queso, que vienen de la fermentación de la leche; el vinagre, a partir de melazas; el vino, que surge del jugo de uva fermentado; y la cerveza, que nace por la fermentación de soluciones de malta y lúpulo.

Biotecnología clásica

El hombre basa su intervención en la naturaleza en el conocimiento científico.

El descubrimiento de la molécula de la vida –el ADN– el surgimiento de la genética, de las leyes de la herencia establecidas por Mendel en el siglo XVII y el conocimiento que aportaban otras ciencias como la estadística, fisiología, botánica, biología, entre otras, permitieron que la agricultura y el mejoramiento de cultivos no fuera realizado al azar.

El hecho que caracteriza esta etapa es el conocimiento de la totipotencia celular (capacidad de una célula o un tejido para regenerar un organismo completo), el cual hizo posible el cultivo de tejidos vegetales bajo condiciones de laboratorio. Esto significó que, a partir de este momento de la historia, con un pequeño segmento inicial de tejido era posible regenerar en poco tiempo miles o millones de plantas genéticamente iguales a la planta madre. Esta nueva técnica de cultivo, a diferencia de la tradicional, permite la propagación de grandes volúmenes de plantas en menor tiempo y el manejo de las mismas en espacios reducidos.

Biotecnología moderna

En esta etapa el hombre desarrolla las herramientas que permiten el surgimiento de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

El ser humano ha avanzado en su conocimiento científico, especialmente en Biología Molecular, lo cual le permite transferir información genética de un organismo a otro, superando las barreras naturales.

Estos avances permitieron modificar la información genética de los organismos vivos, mediante las técnicas de DNA-recombinante (DNA-r), introduciéndoles características genéticas procedentes de otros organismos.

Futuro de la biotecnología


La llamada primera ola de la biotecnología ha tenido su enfoque en desarrollar cultivos que sean resistentes a plagas, tolerantes a herbicidas y resistente a enfermedades, beneficios dirigidos al agricultor.

Sin embargo, en los próximos años vendrá lo que se conocerá como la segunda ola de la biotecnología, donde los beneficios ya no serán exclusivos para el agricultor sino también para los consumidores.

En la actualidad, los investigadores y científicos alrededor del mundo están trabajando en el desarrollo de cultivos genéticamente modificados que tengan características como:

  • Mejora en calidad nutricional (vitaminas, minerales, proteínas, reducción del ácido en cítricos o de los aceites saturados)
  • Mejores atributos sensoriales (sabor, textura)
  • Remoción de alérgenos o de compuestos tóxicos
  • Mejoras en las características de procesamiento (menor absorción de grasa al freír)