Puede que pronto un maíz modificado con CRISPR esté listo para el mercado

Puede que pronto un maíz modificado con CRISPR esté listo para el mercado
Puede que pronto un maíz modificado con CRISPR esté listo para el mercado

Los científicos ya están utilizando la enzima de edición genes -CRISPR- para alterar embriones humanos y hacer que los antibióticos sean menos resistentes; y, aunque los expertos han pronosticado que los cultivos son los próximos en adoptar esta tecnología, todavía ninguno ha estado cerca de salir al mercado. Ahora, investigadores de DuPont Pioneer han publicado un estudio acerca de una variedad de maíz manipulado con CRISPR, para hacerlo más resistente a la sequía. Este es sólo uno de los cultivos que pronto podrán llegar al mercado.

“La técnica descrita en el estudio, publicado el 17 de agosto en el Plant Biotechnology Journal, es particularmente difícil en plantas” dice Joyce Van Eck, profesora del Boyce Thompson Institute, quien se especializa en la investigación de plantas, en asocio con Cornell University. “El hecho de que ellos hayan hecho esto y hayan tenido éxito, es realmente sorprendente. Es innovador,” dice ella.

Durante miles de años, los seres humanos hemos estado cruzando variedades de cultivos para que sean más saludables, más resistentes y más fáciles de cultivar. Pero el término organismo genéticamente modificado (OGM) se refiere generalmente a aquellos cultivos cuyo código genético que ha sido alterado en el laboratorio; a menudo, esto significa que los científicos adicionan ADN de otros organismos para mejorar este cultivo de alguna manera: aumentar la cantidad de alimento que se puede obtener de una planta en menos tiempo, haciéndola más resistente a las enfermedades o condiciones ambientales extremas como las heladas o la sequía; o, mejorar su apariencia ante los consumidores, disminuyendo la velocidad a la que se descompone.

En el pasado, los científicos han hecho estos cambios genéticos con dos herramientas, principalmente: nucleasas con dedos de zinc (ZFN, del inglés zinc-finger nucleases) y TALENS. Generalmente, estas enzimas son entregadas en células vegetales usando un virus (diseñado especialmente para esto) o una pistola de genes, que bombardea las células con el material genético que los investigadores intentan agregar. Y, aunque estas técnicas funcionan para alterar el genoma de una planta, son mucho más costosas para crear y más limitadas para modificar el código genético, que CRISPR.

Esa es una de las razones por las que CRISPR ha alcanzado popularidad tan rápidamente, “Es económico, relativamente sencillo de usar y puede hacer cambios precisos a los genes”, afirma Van Eck. En este estudio, los ingenieros de DuPont no utilizaron CRISPR para alterar el ADN de maíz per se; cambiaron cómo se expresa un solo gen. Estudios anteriores han demostrado que si el gen ARGOS8 estaba sobre expresado, la planta tendría un mayor rendimiento en condiciones de sequía, sin cambiar la cantidad de comida que puede producir bajo condiciones normales. Cuando los investigadores probaron su maíz alterado a través de CRISPR en ocho lugares de Estados Unidos, se encontraron con que esta variedad tiene un mejor desempeño que los cultivos convencionales.

CRISPR es económico, fácil de usar y puede hacer cambios precisos en los genes.

“Los primeros en descubrir las ventajas de estos cultivos serían los agricultores, especialmente aquellos que se enfrentan a periodos de sequía cada vez más largos y frecuentes” dice Van Eck. Los consumidores también se verán beneficiados, pues, más personas tendrán acceso a alimentos y los precios de dichos alimentos serían más bajos.

DuPont aún no ha declarado que tenga intención de lanzar este maíz resistente a la sequía al mercado. Y, si tratara de hacerlo, tendría que ser aprobado por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), el organismo que establece las normas para garantizar que los cultivos son seguros para los consumidores. Pero lo más probable es que este maíz CRISPR no estará sujeto a las mismas evaluaciones de seguridad que los transgénicos. A principios de este año, el USDA dijo a un equipo de investigadores que no podría regular una seta modificada a través de CRISPR; por tanto, este maíz se regiría bajo la misma normativa. “El hecho de que utilicen la pistola de genes y no usen ningún ADN diferente al del maíz ayudará a que el proceso de aprobación regulatoria sea más sencillo”, informó la entidad.

Van Eck no cree que los consumidores no tienen ninguna razón para tener cuidado sobre los cultivos modificados con CRISPR. Pero con este cultivo, como ocurre con muchos otros que tienen claras ventajas para los seres humanos, puede encontrar resistencia por parte de los consumidores. “Cuando se trata de una modificación genética realizada en el laboratorio comparada con una hecha en campo, todavía existe un sesgo muy grande, y ahí es donde la parte emocional entra”

 

Con información de Popular Science

Te puede Interesar

Arroz púrpura GM rico en antioxidantes puede combatir cáncer y diabetes Investigadores en China han desarrollado una nueva aplicación de ingeniería genética capaz de generar varios genes al tiempo y utilizarlos para producir endosperma de arroz, tejido de semillas que pro...
Acusaciones contra cultivos transgénicos carecen de evidencia científica Los cultivos genéticamente modificados son aún tema de controversia en la sociedad y hay grupos detractores que aseguran que causan cáncer y otras afecciones a la salud, sin embargo, estas acusaciones...
Japón realiza ensayos de campo de arroz genéticamente modificado Actualmente, Japón realiza ensayos de campo de arroz genéticamente modificado por primera vez en un ensayo de la Organización Nacional de Investigación de Agricultura y Alimentos el cual comenzó a sem...
Un nuevo informe destaca 20 años de beneficios económicos y ambientales gracias al uso de cultivos g... Un nuevo informe, publicado por PG Economics, encontró que en los últimos 20 años la biotecnología agrícola ha reducido significativamente el impacto ambiental de la agricultura y ha estimulado el cre...