A menos cultivos transgénicos, más gases de efecto invernadero

A menos cultivos transgénicos, más gases de efecto invernadero
A menos cultivos transgénicos, más gases de efecto invernadero

Menor cosecha y más gases de efecto invernadero serían algunas consecuencias de prohibir cultivos GM en EE.UU, según un estudio de la Universidad de Purdue.

Los cultivos genéticamente modificados (GM) se han extendido en la agricultura mundial desde su introducción en 1996. Los cuatro principales cultivos GM comercializados a nivel mundial son la soya, el maíz, el algodón y la canola. Actualmente representan casi la mitad de los cultivos GM del mundo, de los cuales, cerca del 40% se encuentran en Estados Unidos.

Los cultivos con códigos genéticamente modificados son diseñados para ser más resistentes a las pestes y a condiciones medioambientales desfavorables, como la sequía. Sin embargo, desde su comercialización, la producción y venta de cultivos GM se ha convertido en un asunto controvertido, con defensores y detractores que apoyan o rechazan su uso con firmeza.

Científicos de la Universidad de Purdue en los Estados Unidos decidieron simular lo que ocurriría si los cultivos GM fueran prohibidos en EE.UU. Analizaron la investigación existente sobre este tema para evaluar las cosechas de las versiones no modificadas genéticamente de los famosos cultivos GM y cómo su sustitución afectaría a la economía y el medio ambiente.

Los investigadores descubrieron que en 2014 aproximadamente 18 millones de agricultores de 28 países cultivaron cerca de 181 millones de hectáreas con cultivos GM, y que si fueran reemplazados con plantas no modificadas genéticamente, la cosecha de maíz disminuiría en un 11.2%, la soya un 5.2% y el algodón un 18.6%.

Para compensar esta pérdida de cosecha, 102.000 hectáreas de bosque y pasto en EE.UU se tendrían que convertir en tierra de cultivo y, a nivel mundial 1.1 millones de hectáreas tendrían que transformarse en terreno agrícola. En concordancia con la reducción de masa forestal, aumentarían las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, a menor cosecha, mayor precio. El estudio de Purdue estima que el precio del maíz aumentaría un 28% y de la soya un 22%. Esto se traduciría en una inflación anual del precio de la comida del 1-2% adicional a nivel minorista, cargando entre 14 y 24 billones de dólares a los presupuestos de los hogares estadounidenses.

 

Fuente: http://www.eatglobe.es/news/farming/1488-banning-gmo-would-increase-greenhouse-gases.html

Share via
Copy link