En Uganda confusión sobre los cultivos convencionales y transgénicos

En Uganda confusión sobre los cultivos convencionales y transgénicos
En Uganda confusión sobre los cultivos convencionales y transgénicos

En Uganda confusión sobre los cultivos convencionales y transgénicos

Los últimos días antes de Navidad los mercados de la ciudad ugandesa de Kampala estaban abarrotados de gente, quienes compraban comida para las festividades. En el mercado de Nakawa, en un puesto de venta de plátanos una mujer enojada, Nalongo Nakisseka, acusó al vendedor de ofrecer plátanos transgénicos de los Laboratorios Nacionales de Investigación Agrícola en Kawanda, argumentando que los racimos eran más grandes de lo normal. A esta queja se unió, Mary Nabukera, otra compradora, quien aseguró que los productos vendidos en este mercado eran OGM. “Miren el tamaño de los tomates, cebollas, coles, patatas irlandesas y naranjas ” aseguró.

Sus críticas llamaron la atención del transeúnte John Obuku, quien señaló que los diversos plátanos en exhibición eran convencionales o híbridos, ya que Uganda ningún cultivo transgénico está aprobado para la venta actualmente.

Este contexto evidencia la confusión considerable de los ugandeses sobre la aprobación de los productos derivados de los cultivos transgénicos en el país. Ellos aseguran que en el país ya están siendo cultivados y vendidos comercialmente.

Inseguridad alimentaria

No está claro si Uganda cultivará bananos transgénicos o cualquier otro producto genéticamente modificado. El presidente de la nación, Yoweri Museveni, por el momento se ha negado a firmar el Proyecto de Ley Nacional de Biotecnología y Bioseguridad recientemente aprobado, que busca abarcar el camino para los OGM en el país.

Científicos en Uganda, que trabajan bajo la Organización Nacional de Investigación Agrícola (NARO), están llevando a cabo pruebas con varios cultivos importantes. Entre ellos se incluye el plátano de las tierras altas de África oriental, diseñado para resistir la Sigatoka negra; un banano fortificado con vitamina A y nutrientes de hierro; y una yuca resistente al virus del mosaico de la yuca y al virus de la raya marrón.

Según Tituts Alicai, jefe de cultivos de raíces en el Instituto Nacional de Investigación de Cultivos, se están realizando esfuerzos para mejorar la seguridad alimentaria en los países de África. “Uno de los objetivos internacionales es que los países que todavía están en situación de inseguridad alimentaria, incluida Uganda, terminen con el hambre para 2030. Una clave para alcanzar ese objetivo es a través de métodos mejorados y sostenibles de prácticas agrícolas de fitomejoramiento” aseguró.

Un informe reciente del Programa Mundial de Alimentos señaló que 795 millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida activa saludable. El Dr. Alicai argumentó que los científicos agrícolas de todo el mundo necesitan de los cultivos transgénicos si desean satisfacer las necesidades alimentarias del planeta.

Históricamente, los cultivos transgénicos se han opuesto en África, aunque países como Sudáfrica y Sudán han comercializado algodón y maíz. Otros están realizando pruebas de campo: Ghana y Nigeria, por ejemplo, están probando guisantes diseñados para resistir la plaga de Maruca vitrata. Por otro lado, a lo largo de los años, los científicos africanos han realizado pruebas de campo de una variedad de híbridos (incluidos arroz, plátanos y yuca). Sin embargo y pasar de los avances, a la fecha no se ha introducido cultivos transgénicos en los campos de los agricultores en Uganda.

¿Por qué la confusión?

Según el Dr. Alicai, la confusión es el resultado de una falla en la comunicación. Por su parte, los científicos llevan a cabo el mejoramiento en los institutos de investigación, para luego producir semillas que se distribuyen a los agricultores por el Ministerio de Agricultura y sus socios.

Pero desafortunadamente este proceso no va acompañado de información educativa para ayudar a los ugandeses a comprender exactamente qué es esta semilla, cuáles son sus beneficios, la diferencia clave entre los cultivos transgénicos y los híbridos, etc.

Y la preocupación va mas allá, ya que cuándo estos productos estén listos para la comercialización, lucharán con la aceptación de un público ya confundido. A esta situación se le suma la presencia de campañas anti-OGM llevadas a cabo por los activistas.

Lo que la nación necesita es un esfuerzo concertado para educar mejor al público, dijo el Dr. David Kalule Okello, quien dirige el programa de mejora de maní en el Instituto Nacional de Investigación de Recursos Semiáridos (NaSARRI) en el este de Uganda. “El esfuerzo debe ser de gran alcance, con la ayuda de los mejoradores, los asistentes técnicos, la sociedad civil y las empresas de semillas. Pero es difícil para los científicos de los institutos de investigación establecer granjas de demostración en diferentes zonas ecológicas donde las variedades de plantas híbridas deberían plantarse junto con los ensayos de OGM. “Estas granjas podrían actuar como sitios educativos para los agricultores y aquellos involucrados en la cadena de suministro agrícola. Podrían recopilar datos sobre tasas de crecimiento, rendimientos y preocupaciones sobre plagas y enfermedades”, agregó.

Por su parte, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones también podría trabajar para educar al público en general sobre la Ley de Bioseguridad y lo que podría significar para el país. “Inquietudes como: ¿cuándo será aprobada la ley?, ¿cuándo entrará en funcionamiento?, ¿cómo es la relación de los cultivos transgénicos y los agricultores? deberían ser socializadas con el público en general. Si estas preguntas no se hacen públicas, la ley quedará inactiva y los consumidores seguirán confundidos al referirse sobre plantas híbridas y OGM.” aseguró Okello.

¿Por qué híbridos?

Los expertos agrícolas por lo general alientan a los agricultores a cultivar híbridos debido a sus mayores rendimientos. Pero esto viene con mayores costos de compra. “Las variedades híbridas de maíz han existido en los EE. UU. Desde 1926 y en África desde la década de 1960”, dijó el Dr. Geoffrey Asea, director del Instituto Nacional de Investigación de Cultivos. Los híbridos son el resultado del cruce de los rasgos parentales de dos plantas individuales utilizando métodos de reproducción convencionales. Es aconsejable hacer el cruce solo una vez porque los rasgos se desintegrarán si se realiza de manera repetida. Un agricultor que recicla semillas híbridas de maíz podría experimentar una pérdida de rendimiento del 30 por ciento debido a la desintegración en la composición de los padres. Esto no ocurre con las plantas de propagación vegetativa como la yuca y el plátano.

¿Qué sigue?

Si bien gran parte del trabajo de investigación de OGM de Uganda está en sus etapas finales, se espera que el lanzamiento de estas nuevas semillas sea un proceso gradual. La Ley de Bioseguridad, si se aprueba, permite evaluar qué cultivos pueden comercializarse de manera segura. En este momento, está en el limbo después de que el presidente, bajo intensa presión de activistas anti-OGM y el escepticismo de su esposa, envió el proyecto de ley a los legisladores para ‘aclarar’. La última pieza del rompecabezas regulatorio será manejada por un comité diseñado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones. Se le asignará la tarea de aprobar las semillas para su lanzamiento y redactar las reglamentaciones relacionadas con su uso.

Autoría exclusiva de Genetic literacy Project

Artículo relacionado: Uganda acoge ley de cultivos transgénicos