Último estudio de Graham Brookes y Peter Barfoot: impacto de los cultivos GM a 2016

Último estudio de Graham Brookes y Peter Barfoot: impacto de los cultivos GM a 2016
Último estudio de Graham Brookes y Peter Barfoot: impacto de los cultivos GM a 2016

Último estudio de Graham Brookes y Peter Barfoot: impactos de los cultivos GM a 2016

 Anualmente los investigadores y economistas agrarios Graham Brookes y Peter Barfoot, de la consultora agrícola británica PG Economics Ltd, publican un estudio que analiza los impactos socioeconómicos y ambientales de los cultivos genéticamente modificados (GM).

Les compartimos el último estudio publicado el pasado 11 de junio de 2018, en donde se concluye que los cultivos de maíz, soya, algodón y canola (los cuatro principales cultivos GM a nivel comercial) han aumentado los rendimientos globales; han incrementado las ganancias para los agricultores (especialmente de países en desarrollo) debido a un mejor control de plagas y malezas; y además han logrado reducir el uso de tierras al permitir producir más alimentos en menor superficie.

La comercialización de cultivos GM se ha producido a un ritmo rápido desde mediados de la década de 1990, con cambios importantes en el nivel general de adopción e impacto en 2016. Este estudio nos muestra los siguientes datos:

Beneficios significativos económicos netos a nivel de granja que asciende a $ 18,2 mil millones de dólares en 2016 y $ 186,1 mil millones para el período 1996-2016 (en términos nominales). Estas ganancias se han dividido en un 48% entre los agricultores de los países desarrollados y en un 52% entre los agricultores de los países en desarrollo.

Aproximadamente el 65% de las ganancias se derivaron de rendimiento y producción, mientras que el 35% restante provino del ahorro de costos.

La tecnología también ha contribuido de manera importante al aumento de los niveles mundiales de producción de los cuatro cultivos principales, por ejemplo, ha añadido 213 millones de toneladas y 405 millones de toneladas respectivamente, a la producción mundial de soya y maíz desde su introducción, en 1996.

Introducción

El objetivo de esto ha sido proporcionar una evaluación actualizada y lo más precisa posible de algunos de los impactos económicos clave a nivel de cultivos asociados con la adopción global de cultivos genéticamente modificados.

También se espera que el análisis continúe contribuyendo a una mayor comprensión del impacto de esta tecnología, para facilitar una toma de decisiones más informada, especialmente en países donde no está permitida actualmente.

Este estudio actualiza los hallazgos de análisis anteriores sobre el impacto global de los cultivos GM desde su introducción comercial en 1996 integrando datos y análisis para 2016.

La metodología y los procedimientos analíticos en este estudio actual no han cambiado para permitir una comparación directa de lo nuevo con datos anteriores.

Sin embargo, los lectores deben tener en cuenta que algunos datos presentados en este documento no son directamente comparables con los datos presentados en análisis previos, ya que el documento actual tiene en cuenta la disponibilidad de nuevos datos y análisis (incluidas revisiones de datos para años anteriores). Esto con el fin que los lectores del estudio encuentren de forma completa la metodología y los argumentos, sin tener que revisar los estudios anteriores.

El análisis se concentra en los efectos brutos del ingreso agrícola porque estos son un principal impulsor de la adopción entre los agricultores (tanto de gran tamaño como de pequeña escala). También cuantifica el impacto de producción (neto) de la tecnología. Los autores reconocen que una evaluación económica podría examinar un rango más amplio de impactos potenciales (por ejemplo, sobre el uso de mano de obra, los ingresos de los hogares, las comunidades locales y las economías).

Sin embargo, no se incluyen porque la realización de tal ejercicio aumentaría considerablemente la longitud del documento y una evaluación de los impactos económicos más amplios probablemente merecería una evaluación separada por derecho propio.

Conclusiones importantes

En los últimos 21 años, según afirma el estudio, “la biotecnología agrícola ha ayudado a los agricultores a cultivar más alimentos utilizando menos recursos al reducir el daño causado por las plagas y controlar mejor las malezas.

Los mayores incrementos de rendimiento se han producido en los países en desarrollo y esto ha contribuido a una base de suministro de alimentos más confiable y segura en estos países. En Sudamérica, la tecnología ha ayudado a los agricultores a reducir la labranza, acortando el tiempo entre la siembra y la cosecha, permitiéndoles la oportunidad de cultivar una soya adicional después del trigo en la misma temporada de crecimiento.

Los datos recopilados por los investigadores demuestran que los mayores rendimientos agrarios y el menor tiempo y dinero gastado en el manejo de plagas y malezas, permitió a los agricultores obtener mayores ingresos. Esto ha demostrado ser especialmente valioso para los agricultores en los países en desarrollo, donde, en 2016, se recibió un promedio de $ 5 dolares por cada dólar adicional invertido en semillas de cultivos GM.

Según el estudio, el uso generalizado de la tecnología de cultivos GM también está cambiando la huella de la tierra de la agricultura al permitir que los agricultores crezcan más sin necesidad de utilizar tierras adicionales. Mantener los niveles de producción global en niveles de 2016, sin cultivos GM, habría requerido a los agricultores plantar 10,8 millones de hectáreas de soya, 8,2 millones de hectáreas de maíz, 2,9 millones de hectáreas de algodón y 0,5 millones de hectáreas de canola, un área equivalente a la superficie terrestre combinada de Bangladesh y Sri Lanka.

Por otro lado, en el estudio  analiza la dependencia excesiva en el uso de glifosato en cultivos tolerantes a herbicidas (TH) y la falta de rotación de cultivos y herbicidas por parte de los agricultores, en algunas regiones, donde ambos factores han contribuido al desarrollo de resistencia en malezas. Para abordar este problema y mantener buenos niveles de control de malezas, los agricultores han adoptado estrategias integradas de manejo de malezas que incorporan una combinación de herbicidas, otros cultivos TH y medidas culturales de control de malezas; en otras palabras, combinan otros herbicidas con glifosato (usando cultivos TH que son tolerantes a otros herbicidas, como el glufosinato) y el uso de prácticas culturales tales como el “mulching” o acolchado. Esto tiene un costo adicional para los sistemas de producción con cultivos TH en comparación con hace unos 10-15 años atrás, aunque en relación con la alternativa convencional actual, la tecnología TH continúa ofreciendo importantes beneficios económicos en 2016.

En general, existe una creciente evidencia, en la literatura revisada por pares, y resumida en este estudio, que cuantifica los impactos económicos positivos de la biotecnología de los cultivos. El análisis proporciona información sobre las razones por las cuales muchos agricultores de todo el mundo han adoptado y continúan utilizando la tecnología. Se alienta a los lectores a leer los artículos revisados ​​por pares citados, y los muchos otros que han publicado sobre este tema  para sacar sus propias conclusiones.