¿Cuánto sabes acerca de los alimentos genéticamente modificados?

¿Cuánto sabes acerca de los alimentos genéticamente modificados?
¿Cuánto sabes acerca de los alimentos genéticamente modificados?

Nombra una preferencia de comida y probablemente puedas encontrar artículos en los pasillos del supermercado para satisfacer tus deseos y necesidades: bajo en grasa, cero en grasa, bajo en carbohidratos, sin gluten, orgánico, apto para vegetarianos, vegano, Paleo, Keto. La lista continua. Pero ninguna etiqueta despierta tanto debate como el que lleva estas tres letras: OGM.

En caso de que aún no lo supieras, esas letras representan Organismos Genéticamente Modificados, refiriéndose a organismos, especialmente a las plantas, que están diseñados biológicamente con rasgos genéticos de otros organismos que no se cruzarían en la naturaleza. Los cultivos Genéticamente Modificados, GM, han sido parte de nuestro sistema alimentario desde que se aprobaron por primera vez para el mercado en 1994.

Durante los últimos 25 años, los científicos y las agencias gubernamentales de salud acordaron que los alimentos derivados de los cultivos GM, que actualmente están disponibles para el consumo, son tan seguros para consumir como cualquier otro alimento que comemos. Pero esas garantías no son suficientes para muchas personas que consideran que los alimentos transgénicos no son naturales, o que van tan lejos como para referirse a ellos como “Frankenfoods”.

Los opositores argumentan que no se han realizado suficientes estudios a largo plazo e independientes para demostrar que no existen riesgos o impactos en la salud de los seres humanos e invitan a los consumidores a evitarlos a toda costa. Sin embargo, una encuesta publicada en Nature Human Behavior, a principios del 2019, concluyó que los oponentes más extremos de los OGM sabían muy poco acerca de la ciencia contra la que estaban discutiendo.

¿Los OGM son seguros?

“Todas las organizaciones científicas importantes que han analizado esta pregunta han llegado a la conclusión de que los cultivos genéticamente modificados en el mercado son tan seguros para comer como los cultivos desarrollados a través de otras técnicas genéticas”, dice la Dra. Pamela Ronald, genetista de la Universidad de California en Davis.

“Todo lo que comemos ha sido alterado genéticamente utilizando algún tipo de técnica genética”, dice Ronald. “Los enfoques genéticos modernos no son más riesgosos que los antiguos, los enfoques convencionales y, en algunos casos, se podría argumentar que existe un riesgo aún menor porque están bien caracterizados y están regulados”.

Explica que los humanos han estado llevando a cabo “mejoras genéticas” en los cultivos durante miles de años, aunque en formas más primitivas.

La diferencia entre el cruzamiento tradicional y la ingeniería biológica moderna es que los científicos pueden introducir rasgos que hacen que una planta sea resistente a ciertos insectos, para resistir la sequía o las inundaciones. El trabajo de Ronald se ha centrado en el desarrollo de arroz resistente a las inundaciones, y cultivos que están esencialmente inmunizados contra un virus específico.

Por ejemplo, eso fue lo que se hizo para salvar a la industria de la papaya en la Isla Grande de Hawái después de que el virus de la mancha en el anillo casi acabó con todos los cultivos. En 1992, el patólogo de plantas Dennis Gonsalves tuvo la idea de inmunizar la papaya con un fragmento de material genético del virus.

“Eso ha sido muy efectivo, y hoy, el 90 % de la papaya hawaiana está diseñada genéticamente y es resistente al virus”, dice Ronald, comparando el concepto con los humanos que se inmunizan con virus dolorosos o potencialmente mortales como el sarampión.

“Es una aplicación muy emocionante porque lleva más de 20 años y todavía no hay otro enfoque para controlar esa enfermedad específica”.

Entonces ¿por qué la gente le teme a los transgénicos?

A pesar de que hay más de dos décadas de evidencia científica que respalda la inocuidad de los alimentos modificados genéticamente, existe un movimiento grande e influyente contra los OGM y exige un etiquetado transparente y obligatorio de los productos que contienen ingredientes genéticamente modificados.

Eso se debe a que los consumidores realmente no han recibido suficiente información científica sobre los transgénicos, según el Dr. Sylvain Charlebois. “La tecnología en sí misma es mal entendida y por muchas razones”, dice Charlebois, profesor en la Universidad Dalhousie en Halifax y director del instituto canadiense de Prospectiva Agroalimentaria. “La industria de la biotecnología ha estado educando a los agricultores, a la industria en sí misma, pero realmente se olvidó del consumidor. Entonces, de repente, apareció en sus alimentos y, por supuesto, la sorpresa es algo que a los consumidores realmente no les gusta, especialmente cuando se trata de la seguridad alimentaria”, señala.

Charlebois argumenta que la mayoría de los productos en la sección de alimentos procesados ​​de cualquier tienda de comestibles contienen al menos un ingrediente modificado genéticamente. Si bien solo hay un puñado de cultivos GM aprobados para el consumo humano en Canadá y Estados Unidos existen cuatro grandes que aparecen en muchos alimentos procesados: maíz, soja, canola y remolacha azucarera. El maíz, en particular, es un componente de cualquier número de ingredientes en los alimentos procesados.

Él dice que el movimiento NO-OGM ha sido bastante exitoso en liderar la carga contra los alimentos transgénicos y presionar para el etiquetado obligatorio porque existe una gran brecha en el conocimiento del público sobre estos alimentos y la prevalencia en nuestras dietas.

Un estudio realizado por Charlebois en 2018 encontró que había un amplio apoyo en Canadá para el etiquetado obligatorio. Idea en la que él estaba de acuerdo, aunque gran parte del sector agroalimentario no lo estuviera.

“Mucha gente en la industria no estaba de acuerdo porque realmente miran la ciencia, y la ciencia es bastante convincente. Hay poco o ningún riesgo “, explica. “Pero lo que hemos argumentado durante muchos años es que no se trata realmente de riesgos fácticos; se trata principalmente de los riesgos percibidos. Y eso es lo que más importa cuando se trata de la comunicación de riesgos con los canadienses “.

“El etiquetado permitiría a los consumidores apreciar cuán predominante es la tecnología y podría transmitir algunos de los beneficios que la ingeniería genética representa para los consumidores”, dice. “El movimiento en contra de los transgénicos ha decidido asumir un papel de liderazgo en el etiquetado, y es por eso que estamos viendo más y más productos que están etiquetados como ‘No-OGM’ y ha sido algo exitoso”, asegura Charlebois.

En este momento, dicho etiquetado en Canadá es voluntario. La misma situación de los Estados Unidos en este momento.

Si bien no se ven demasiados productos etiquetados con ingredientes GM, si se encuentran en los supermercados muchos proclamando ser “NO OGM”.

Muchas veces, es una etiqueta “verificada y autorizada” por una organización independiente conocida como el “Proyecto de Non-GMO”, que NO es una agencia oficial de inspección de salud o alimentos. Con sede en el estado de Washington, esta agencia afirma haber verificado más de 50 mil productos que representan “más de $ 26 billones (USD) en ventas anuales”.

¿Cómo obtiene un producto una etiqueta de ” Proyecto de Non-GMO “?

Según el sitio web de este proyecto, las empresas pagan para que sus productos sean “administradores técnicos” de terceros que probarán y evaluarán el producto. Una inspección in situ de una fabricación puede ser necesaria, en algunos casos, si el producto se considera de “alto riesgo”.

Una vez que se completa la evaluación y un producto cumple con los criterios de esta agencia, el sello puede ser licenciado y utilizado para la promoción.

Pero esta agencia señala que su etiqueta no significa que este libre de transgénicos argumentando que esta clase de reclamaciones y similares no son legal ni científicamente defendibles debido a las limitaciones de la metodología de prueba. Además, el riesgo de contaminación de las semillas, cultivos, ingredientes y productos es demasiado alto para afirmar de manera confiable que un producto está libre de transgénicos

La etiqueta de NO-OGM

La Dra. Pamela Ronald ve la etiqueta “No-OGM” como otra etiqueta que la gente está vendiendo. 

“La etiqueta OGM o No OGM no tiene sentido”, asegura ella. “Prefiero las etiquetas que están ancladas a algún tipo de ciencia e inspección significativa” agrega.

Ronald es partidaria de una nueva etiqueta en los Estados Unidos, y que estará a cargo del Departamento de Agricultura de los EE. UU. y que comenzará a aplicarse a partir del 1 de enero de 2020. 

Requerirá que los “fabricantes de alimentos, importadores y ciertos minoristas aseguren que los alimentos de bioingeniería estén debidamente etiquetados” utilizando los sellos oficiales “Bioengineered” o “Derived From Bioengineering”.

También habrá un requisito para que las empresas conecten a los consumidores con la información sobre los ingredientes de bioingeniería en el producto, proporcionando un número de teléfono para llamar o un “enlace digital” como un código QR que se puede escanear con un teléfono inteligente.

Ronald dice que espera que esto alivie algunos temores o confusiones sobre los alimentos derivados de los cultivos genéticamente modificados. 

“Creo que ese tipo de transparencia e información realmente va a ayudar a las personas a informarse bien”, asegura Pamela. “Creo que hay una idea de que hay algún tipo de conspiración para ocultar algo que está dañando, argumento que simplemente no creo que sea verdad”.

Autoría exclusiva de www.globalnews.ca