Expertos mexicanos aseguran que los transgénicos son tan seguros como los convencionales

Expertos mexicanos aseguran que los transgénicos son tan seguros como los convencionales
Expertos mexicanos aseguran que los transgénicos son tan seguros como los convencionales

Expertos mexicanos aseguran que los transgénicos son tan seguros como los convencionales

Durante un ciclo de mesas redondas “Los alimentos transgénicos”, celebrado el pasado 11 y 13 de abril en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),  investigadores universitarios y expertos expresaron su desacuerdo sobre los efectos de los transgénicos en la salud humana y medio ambiente.

“Hasta ahora no existe ninguna evidencia científica seria que demuestre que los organismos genéticamente modificados causen daño a la salud o al medio ambiente”, aseguró Francisco Bolívar Zapata, investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Este pionero en ingeniería genética y Premio Príncipe de Asturias en Investigación científica y técnica  (1991), citó el libro “Transgénicos. Grandes beneficios, ausencia de daños y mitos”, elaborado por el Comité de biotecnología de la academia mexicana de ciencias bajo su coordinación.

El libro sustenta que “los productos derivados de los cultivos genéticamente modificados son inocuos y no tendrían tampoco porque causar daño o contaminar a las plantas nativas ya que son muy parecidas a nivel molecular y pueden coexistir sin daño”, afirmó.

En contraparte, la doctora María Elena Álvarez-Buylla, ganadora del Premio Nacional de Ciencias 2017 en el área de ciencias físico-matemáticas y naturales, argumentó que la acción de un gen depende de su contexto genómico. “Cuando se inserta un gen en un sitio del genoma puede tener un impacto en el fenotipo (en su forma física) totalmente diferente si se inserta en otro sitio del genoma de la misma planta” explicó.

Ejemplificó su planteamiento con uno de sus experimentos con la planta Arabidopsis thaliana, en el cual una gran proporción de plantas hijas transgénicas presentaron deformaciones, mostrando que las diferencias no son genéticas sino epigenéticas (factores que inciden en la actividad y expresión de los genes).

Por su parte, el doctor Julio Muñoz Rubio, del Centro de investigaciones interdisciplinarias en ciencias y humanidades, comentó que el libro coordinado por Bolívar Zapata “contiene argumentos persuasivos”.

Por su parte, el doctor Javier Flores, profesor de la Dirección general de divulgación de la ciencia de la UNAM, dijo que para la toma de decisiones la sociedad debe de encontrar un criterio basado en la evidencia científica. “Es indispensable impulsar la investigación científica y tecnológica sobre los organismos genéticamente modificados para resolver todos los aspectos controversiales en este campo”.

Autoría exclusiva de  debate.com.mx