Cultivos GM plantados en 185 millones de hectáreas en todo el mundo

Cultivos GM plantados en 185 millones de hectáreas en todo el mundo
Cultivos GM plantados en 185 millones de hectáreas en todo el mundo

Según los expertos en biotecnología, a 2016 existe un aumento mundial de la producción de cultivos genéticamente modificados a pesar de las barreras regulatorias y la resistencia persistente de los ambientalistas. El progreso de la producción tanto en rendimiento por área como en superficie total sembrada ha evitado que las tierras forestales sean invadidas para la producción agrícola y ha reducido drásticamente el uso de químicos en las granjas.

Según el Dr. Paul S. Teng, actualmente presidente del consejo de administración de International Service for the Acquisition of Agri-Biotech Application, Isaaa, en las últimas dos décadas ha sido evidente el aumento en la producción mundial de cultivos genéticamente modificados (GM) y de los países que lo han adoptado.

El informe Isaaa señala que existen alrededor 185.1 millones de hectáreas en 26 países de cultivos biotecnológicos, lo que involucra a 18 millones de agricultores. Tres países en desarrollo Brasil, Argentina e India, se ubicaron entre los cinco primeros, con Estados Unidos encabezando la lista con sus 72,9 millones de hectáreas y Canadá en el cuarto lugar.

Aseguran que el potencial para una adaptación global más amplia de la biotecnología dependerá en gran medida de que los gobiernos, quienes deben enfrentar a la creciente urgencia de encontrar alimentos para sus pueblos, ya que las tierras permanecen constantes y la población se sigue multiplicando.

Por otro lado, son 19 países en desarrollo que se han adaptado a la biotecnología, aunque muchos de ellos ya cultivaban transgénicos para alimentos y procesamiento, a diferencia de Chile y Costa Rica en América del Sur, que ya exportaban. Por su parte, Brasil es el mayor país productor de cultivos transgénicos entre las economías en desarrollo.

Mientras que la producción actual de cultivos transgénicos se considera obstaculizada debido a barreras regulatorias, se ha considerado que ha contribuido mucho a la biodiversidad, un mejor medioambiente y medios de vida para las familias rurales.

Los cultivos modificados genéticamente se están desarrollando para tratar enfermedades específicas de cultivos, vegetales y frutas. Estos incluyen la resistencia de las berenjenas a los barrenadores del tallo, las papas y las manzanas al pardeamiento y la papaya al virus de la mancha anular.

El informe de Isaaa revela un descenso del 19 por ciento en el uso de insecticidas y herbicidas, equivalente a 620 millones de kilogramos de ingredientes activos de estos productos químicos. También contribuyó a una menor talla de árboles y reducción de combustibles fósiles en insumos químicos ayudaron al mundo a evitar emisiones destructivas de dióxido de carbono estimadas en 26.700 millones de kilogramos.

La biotecnología ha contribuido a un mejor rendimiento de producción y un menor uso de insumos químicos, que impacta a la calidad de vida de 18 millones de pequeños agricultores y sus familias, aproximadamente 65 millones de personas que viven en las regiones más pobres.

Finalmente Teng concluye diciendo que las innovaciones que siguen llegando revolucionarán el desarrollo de nuevos cultivos y rasgos biotecnológicos, una tendencia que la describe como “cambio de juego” en la tercera década de siembra y comercialización de los cultivos transgénicos.

Artículo tomado y traducido de:  BusinessMirror.com – Manuel T. Cayon