Etiopía aprobó cultivo de algodón genéticamente modificado

Etiopía aprobó cultivo de algodón genéticamente modificado
Etiopía aprobó cultivo de algodón genéticamente modificado

Etiopía aprobó cultivo de algodón genéticamente modificado

En un esfuerzo por mejorar la productividad y la seguridad agrícola, Etiopía aprobó el cultivo de algodón genéticamente modificado (GM) y la investigación de campo sobre el cultivo de maíz transgénico.

Los dos cultivos han sido diseñados genéticamente para incluir genes de Bacillus thuringiensis (Bt), una bacteria del suelo común que se usa ampliamente para controlar las plagas de insectos. La resistencia a plagas en un cultivo reduce significativamente la necesidad de aplicar pesticidas durante el cultivo, al tiempo que mejora en gran medida los rendimientos.

El Ministerio de Medio Ambiente, Bosques y Clima de Etiopía (MEFCC) fue quien aprobó el algodón Bt luego de dos años de investigación de campo confinada por el Instituto Etíope de Investigación Agrícola (EIAR). Las dos variedades de algodón que serán lanzados para el cultivo comercial han sido probados para asegurar que sean compatibles con las condiciones de crecimiento de Etiopía.

Para su evaluación se consideró el documento de evaluación de riesgos presentado por el solicitante y dos años de informes de pruebas de eficacia. Su análisis confirmó que el algodón transgénico es seguro para el medio ambiente y la salud humana, aseguró Assefa Gudina, directora de la Dirección de Asuntos de Bioseguridad del Ministerio. “Ahora lo que se debe trabajar fuertemente es concientizar lo que significa GM para Etiopía” agregó.

El algodón Bt ya se cultiva ampliamente en Estados Unidos, India, China y Sudán, y en Kenia está llevando a cabo pruebas de rendimiento en el cultivo. Por su parte, el Comité Nacional de Aprobación de Semillas de Etiopía aún debe hacer seguimiento de las semillas de algodón Bt antes de que puedan cultivarse en plantaciones y pequeñas granjas.

El Ministerio también emitió un permiso de cinco años para llevar a cabo ensayos confinados sobre maíz genéticamente modificado (TELA) resistente a las sequías y plagas, que se desarrolló bajo el proyecto filantrópico de Maíz Eficiente en Agua para África (WEMA) en asociación con la Fundación de Tecnología Agrícola Africana.

Los cultivos de maíz TELA representa la primera prueba de campo de un cultivo alimentario GM en Etiopía. Ensayos similares de este alimento genéticamente modificado se han llevado a cabo con éxito en Uganda, Tanzania, Mozambique y Kenia. Los agricultores ahora están cultivando maíz TELA comercialmente en Sudáfrica.

Mientras tanto, investigadores etíopes están colaborando con el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA) en un proyecto que está utilizando la ingeniería genética para desarrollar variedades de enset para que sean resistentes a la devastadora enfermedad del marchitamiento bacteriano. Enset es un plátano de Etiopía también conocido como falso plátano y uno de los principales cultivos de seguridad alimentaria del país. Esta variedad es favorecido por los agricultores porque puede soportar largos períodos de sequía, fuertes lluvias e inundaciones. Sin embargo, este alimento está siendo devastada por la marchitez bacteriana, amenazando la seguridad alimentaria de más de 15 millones de personas que dependen de ella como alimento básico.

Ante esta problemática, los científicos recurrieron a las herramientas de la biotecnología moderna  para el mejoramiento de este plátano indispensable en la alimentación de este país, que lleva ya 30 años de enfermedad y que no han logrado controlarla con las técnicas convencionales.

Autoría exclusiva allianceforscience.cornell.edu