El mensaje que importa: los productores necesitan que se comparta la verdad sobre la comida

El mensaje que importa: los productores necesitan que se comparta la verdad sobre la comida
El mensaje que importa: los productores necesitan que se comparta la verdad sobre la comida

El consumidor promedio (ahora varias generaciones retiradas de la agricultura) está viendo historias sobre futuros apocalípticos donde la tecnología lleva al final de nuestra sociedad, videos y memes que diariamente bombardean a usuarios de internet; esta es la razón por la que existe una desconexión entre los productores y consumidores.

Por esta razón, personas como Kim Bremmer, defensora de las labores agrícolas, ve este desafío como una oportunidad para que las personas conozcan más sobre la agricultura y trabaja para que las personas que ya conocen sobre el tema hagan lo mismo. Bremmer es una exagricultora que se convirtió en nutricionista y consultora y, miembro y líder de varias coaliciones agrícolas; además, como fundadora de AG Inspirations, viaja por todo el país educando e invitando a los agricultores a ser parte activa del diálogo que existe con los consumidores.

Las personas son muy emocionales cuando hablan de agricultura, a los dos lados del plato; por eso, no podemos tener miedo de las críticas porque nosotros somos los que tenemos el mensaje que importa”, fueron las palabras de aliento que dio Bremmer a una sala llena de sus compañeros productores, durante su discurso de apertura en el 2016 AG-ceptional Women’s Conference celebrado el pasado 18 de noviembre en Estados Unidos.

“Uno de nuestros mayores trabajos es darle a las personas permiso para que no le tengan miedo a su comida” agregó la consultora y destacó varios conceptos erróneos que los consumidores tienen sobre lo que está en sus platos.

Probablemente una de preocupaciones más altas que tienen las personas es la “cantidad excesiva” de hormonas añadidas a la carne y la leche. A esto, la consultora dijo que existe un total de 1.2 nanogramos de estrógeno en 3 onzas de leche de un animal al que no se le han implantado hormonas, 1.9 nanogramos en leche de uno que sí se le hayan implantado y 34 nanogramos en un vaso de leche pasteurizada; luego, añadió los 34000 nanogramos de estrógeno que se encuentra en una sola píldora anticonceptiva a la lista.

Este fue el tema con el que abrió la conferencia y sólo uno de los muchos sobre los que Bremmer compartió sus conocimientos y consejos. Habló extensamente sobre los alimentos derivados de cultivos genéticamente modificados (transgénicos), haciendo especial énfasis en la importancia de que los productores tomen como hábito explicar a los consumidores qué son los transgénicos en términos simples, ya que su nombre y la reputación que los preceden pueden ser intimidantes.

“Es sólo una técnica de fitomejoramiento como otras más, esto es un punto importante de aclarar. La gente piensa que es una -cosa- que inyectamos en otras -cosas- Durante la conferencia, Breemer explicó que la cosecha tuvo que competir con 30000 especies de malezas y 10000 especies de insectos que comen plantas. “El trabajo del agricultor es proteger su cosecha, pero la gente del común no entiende eso y no tiene la menor idea de por qué usamos OGM. Nosotros no sembraríamos maíz resistente a insectos si no existieran los gusanos del maíz ¿por qué haríamos eso?”, añadió.

Además, dijo que las discusiones con los consumidores que están en contra de esta tecnología, incluyen argumentos como que todo el mundo debería tener una prohibición como la Unión Europea, pero dice que es una confusión con respecto a las leyes. A pesar que la mayoría tiene una prohibición para siembra de transgénicos, no está prohibido su consumo; por lo tanto, los alimentos derivados de cultivos genéticamente modificados siguen llegando al plato de los europeos, “La Unión Europea es un importador neto de alimentos, ellos no alimentan a su gente, ¿queremos que así sea nuestro país?”, enfatizó.

Bremmer hizo énfasis en que la tensión entre los productores y consumidores se está expandiendo por culpa de estos conceptos erróneos sobre la producción de alimentos. Necesitamos que una voz de la razón de los productores informados y cada defensor agrícola, entre en cada conversación para parar el miedo de las personas a alimentarse. “Es nuestro turno de hablar sobre la agricultura, necesitamos cambiar la conversación”.

 

Nota original de Today’s Producer