Biodiversidad y transgénicos sí pueden coexistir

Biodiversidad y transgénicos sí pueden coexistir
Biodiversidad y transgénicos sí pueden coexistir

En una entrevista concedida al diario Crónica de México, la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC), Patricia Espinosa Cantellano, dijo que es necesario evitar que la producción de alimentos afecte a la biodiversidad.

Al momento de hablar sobre la producción de alimentos derivados de semillas genéticamente modificadas (GM) y su impacto la biodiversidad, la ex canciller mexicana refirió que “más que nada hay que ver cómo hacemos las cosas, tenemos objetivos muy claros, esos objetivos son el bienestar de las sociedades, que la gente tenga un mejor nivel de vida, que tenga mejores niveles de salud y de nutrición, y al mismo tiempo que tengamos esta civilidad de preservar la biodiversidad”.

Añadió que la producción de organismos genéticamente modificados y la biodiversidad “no necesariamente son contradictorios. Ha habido quizás algunas prácticas que afectan; yo creo que hay los medios para tratar de que eso no ocurra así”. Existe la preocupación, dijo, por asegurar la capacidad de alimentar a todas las personas en el planeta, donde además la alimentación es un derecho humano.

Investigadores como el peruano Marcel Gutiérrez Correa, director del Laboratorio de Micología y Biotecnología de la Universidad Nacional Agraria La Molina, ha sido uno de los principales voceros científicos que buscan acabar con las campañas desinformativas llenas de falsos argumentos de quienes se oponen ciegamente al desarrollo de estas semillas, que en 20 años de comercialización sólo han mostrado beneficios para los agricultores y el medio ambiente. (Lea: El mensaje que importa: los productores necesitan que se comparta la verdad sobre la comida)

Uno de los argumentos en contra es que nuestra biodiversidad se perderá. Nada más errado. Los principales cultivos transgénicos comerciales son algodón, maíz amarillo duro, soya y canola, por lo que toda la biodiversidad no relacionada a estos no debe incluirse pues, por ejemplo, no es posible en condiciones naturales que el polen de maíz fertilice a plantas de papa, maca, etc”, aclara el científico.

“De otro lado, se ha encontrado que en los campos sembrados con cultivos transgénicos existe mayor biodiversidad que en los convencionales y, debido a los mayores rendimientos obtenidos y al menor uso de agroquímicos, se disminuye la contaminación ambiental y la destrucción de bosques, lo cual favorece la biodiversidad”, agrega. (Lea: UE confirma que los cultivos GM pueden coexistir con convencionales)

La biotecnología agrícola y los cultivos transgénicos han permitido economizar suelo, en comparación a la agricultura convencional, ya que han incrementado la productividad de los actuales 1.500 millones de hectáreas totales de cultivo del planeta y, con ello, han contribuido a prevenir la deforestación y proteger la biodiversidad de los bosques y de otros refugios naturales.

Los países en desarrollo pierden unos 13 millones de hectáreas anuales de bosques tropicales ricos en biodiversidad. Si entre 1996 y 2010 no se hubieran producido 276 millones de toneladas adicionales de alimentos, forrajes y fibra gracias a la biotecnología agrícola y los cultivos transgénicos, hubieran hecho falta otros 91 millones de hectáreas de cultivos convencionales para producir el mismo tonelaje. Es probable que parte de esos 91 millones de hectáreas hubieran sido tierras marginales frágiles, no adecuadas para la producción agrícola, que hubieran tenido que ser aradas, así como bosques tropicales, ricos en biodiversidad, que hubieran tenido que ser talados para dejar paso a la agricultura de chamizado en los países en desarrollo, destruyendo así dicha biodiversidad. (Lea: Menos OGMs significa más gases de efecto invernadero)

 

Información de Crónica, Foros Perú, PeruBiotec e ISAAA.