Biotecnología moderna: la clave para salvar al banano de la extinción

Biotecnología moderna: la clave para salvar al banano de la extinción
Biotecnología moderna: la clave para salvar al banano de la extinción
  • El hongo Fusarium Raza 4T se detectó en cultivos de banano en Colombia en el año 2019.
  • La infección puede durar en el suelo por más de 40 años.
  • Científicos de la Universidad de Tecnología de Queensland utilizan biotecnología moderna para desarrollar un banano resistente al hongo.

El mundo celebra hoy el Día Mundial de la Banana, pero a su vez enfrenta de nuevo la posibilidad de no volver a ver este producto en la mesa.

Por segunda vez en la historia, el banano se encuentra bajo amenaza de extinción por un hongo que infecta el suelo, enferma el sistema vascular de la planta y marchita las hojas hasta causar su muerte.

La necesidad de solucionar en el menor tiempo posible pone en manos de la ciencia la supervivencia del banano.

La primera desaparición

Entre los años 20 y 50, la aparición de la raza 1 del hongo Fusarium arrasó con los cultivos de banano Gros Michel, la variedad de interés de la época, caracterizada por tener una cáscara más dura que facilitaba su transporte en las exportaciones.

Esta variedad fue la preferida para las exportaciones a Norte América y Europa, pero la llegada del Fusarium Raza 1 devastó grandes hectáreas de plantaciones en América Central, región productora en la época.

Para los años sesenta se hizo imposible seguir produciendo la variedad Gros Michel por su susceptibilidad y fue reemplazada por el banano Cavendish, un cultivar resistente que es la principal variedad sembrada en la actualidad.

Cultivo de banano Gros Michel

Plantación de banano Gros Michel. Esta variedad aún se cultiva, pero ya no tiene el interés comercial que tuvo en el siglo pasado.

La amenaza sobre el Cavendish

Ahora, la variedad Cavendish —que representa el 99% de las exportaciones a nivel mundial— está siendo atacada por una nueva raza más agresiva de este hongo: el Fusarium Raza 4T, capaz de sobrevivir en el suelo por más de 40 años.

Enfermedad de Panamá en el tallo de una planta de banano (Wikimedia Commons)

Tallo de la planta infectado con el hongo Fusarium Raza 4T (Enfermedad de Panamá)
Foto: Liberato JR, Gasparotto L, Henderson J, Smith LJ, Daly AM & Shivas R. – PaDIL, (Wikimedia Commons)

Su difícil manejo químico hace casi imposible su erradicación. Una vez infecta el suelo es necesario poner en cuarentena el área y el terreno queda prácticamente inservible para el cultivo del banano.

La infección ya se detectó en 19 de los 135 países productores de banano, incluyendo Colombia. En nuestro país, el 95% del banano que se produce es exportado y sólo el 5% cubre la demanda nacional.

A la situación se suma el hecho de que el banano Cavendish es estéril y no se cruza entre sí, lo que hace imposible pensar en lograr el objetivo a través de mejoramiento convencional. La propagación de estos bananos depende directamente de la clonación, ya sea mediante el uso de retoños extraídos del tallo subterráneo o mediante cultivos de tejidos modernos.

«Las posibilidades de tratar este hongo hoy son pocas y de muy baja eficacia, principalmente se hace contención para evitar que el hongo o sus esporas se dispersen. Es aquí donde aparece casi como única solución la aplicación de la biotecnología moderna para desarrollar cultivos de banano y plátanos que sean resistentes a esta raza del Fusarium», menciona María Andrea Uscátegui, directora ejecutiva de Agro-Bio.

Biotecnología moderna al rescate del banano

Científicos de la Universidad de Tecnología de Queensland llevan años tratando de resolver el problema.

Aunque el primer intento fue un banano transgénico al que se le había introducido un gen de una variedad silvestre resistente al hongo, ahora planean utilizar la técnica de edición genética CRISPR para activar un gen de resistencia que posee el Cavendish.

Leer sobre el banano transgénico

La técnica de edición genética CRISPR es más precisa y permite editar el genoma de un organismo utilizando proteínas especializadas que son capaces de detectar una secuencia específica en el ADN para apagarla, activarla o cortarla, sin necesidad de introducir material genético de otro organismo diferente.

De esta manera es posible acelerar la llegada del banano modificado a los campos, pues los organismos editados genéticamente se consideran iguales a los convencionales y no atraviesan la sobrerregulación que deben sortear los transgénicos.

«Si bien nuestro éxito en el desarrollo de una línea de Cavendish genéticamente modificada resistente a las enfermedades es un logro mundial, este financiamiento nos permitirá desarrollar la próxima generación de plátanos Cavendish resistentes a TR4», dijo el profesor James Dale, experto de la UQT que lidera el proyecto.

La modificación no altera el aspecto, sabor o valor nutricional del banano, sólo permite que el cultivo sobreviva al ataque de la plaga para que nunca falte en la mesa de tantos países para los cuales es un alimento básico.

Dada su importancia comercial, la UQT recibió este año una inversión económica de la compañía Fresh del Monte para convertir el desarrollo en una realidad. De esta manera, existen altas expectativas de ver cultivos de este banano editado genéticamente en el futuro cercano.

Leer también:

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link