Brasil trabaja en el desarrollo de una soya GM

Investigadores brasileños buscan desarrollar una soya genéticamente modificada (GM) que sea resistente a la sequía.

Científicos vinculados a la estatal Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa) trabajan en el desarrollo de un nuevo tipo de soya genéticamente modificada (GM) que resista las sequías.

De acuerdo con Alexander Nepomuceno, uno de los científicos responsables de la investigación, aún no se sabe cuándo esta tecnología podrá estar disponible para la producción. “la tecnología está ahí pero faltan algunos resultados además de los pertinentes estudios de bioseguridad”.

Esta investigación se enmarca en los esfuerzos de Brasil por crecer dentro del sector de los cultivos GM o transgénicos, y la están realizando de la mano con diversas instituciones japonesas. Actualmente, de acuerdo con el investigador, se están realizando “pruebas de campo” para observar su evolución y comprobar la resistencia de estos cultivos a la sequía.

El desarrollo de esta soya GM con resistencia a la sequía podría aumentar notablemente la producción de este cultivo en Brasil, uno de los pocos países del mundo en el que se pueden realizar dos cosechas anuales. Sin embargo, la zona sur de Brasil -principal región productora de soja del país- sufre con frecuencia sequías pertinaces que minimizan la producción. Este año, Brasil enfrenta a uno de los veranos más cálidos de su historia, lo que tiene un efecto directo sobre la producción agrícola.

Esta soya GM se suma a los desarrollos que investigadores de todo el mundo están realizando para enfrentar los retos del cambio climático. Esto permitirá que en el futuro se puedan utilizar suelos que hoy se consideran improductivos para la agricultura, como suelos muy húmedos, muy secos e incluso, suelos salinos.

Actualmente Brasil ocupa el segundo lugar en la lista de los veintisiete países que en el 2013 sembraron cultivos genéticamente modificados, con 40.3 millones de hectáreas sembradas de maíz, soya y algodón GM.

Con sus constantes investigaciones y desarrollos –recordemos que recientemente Embrapa desarrolló un fríjol GM resistente al virus del mosaico dorado y que ya fue aprobado para su comercialización-, Brasil le sigue apostando a la biotecnología agrícola como una herramienta para la productividad y la sostenibilidad de la actividad agrícola.

Con información de: argenbio.org

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link