CEPAL estudia la posibilidad de difundir semillas biotecnológicas entre agricultores de Centroamérica

De acuerdo con el organismo, el maíz genéticamente modificado (GM) sería el cultivo más opcionado para promoverlo dentro la región, dada su importancia en el mercado mundial y dado que el 84% de los agricultores centroamericanos lo cultivan.

Un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Carbie –Cepal- considera la posibilidad de formular políticas viables respecto a la biotecnología para los pequeños agricultores centroamericanos que cultivan granos básicos , con el fin de aprovechar las ventajas que frece la tecnología como: mayores rendimientos, menores costos y reducción en el uso de agroquímicos.

El documento remite a estudios que demuestran que el uso de semillas modificadas genéticamente (SGM) mejoran la economía del cultivo entre un 0,4% hasta 30%.

De acuerdo con la Comisión, el maíz podría ser el cultivo en el cual se concentre una política centroamericana de difusión de tecnologías GM, para aprovechar la coincidencia de la importancia de este cultivo en el mercado internacional de la biotecnología con su relevancia productiva en Centroamérica, donde el 84 por ciento de los productores de granos básicos cultivan esta gramínea.

En el estudio se hace una simulación con datos de El Salvador, en donde se mostró un incremento promedio de 358 dólares en ganancias por manzana.

La CEPAL evalúa en el documento la posibilidad de aplicar una política que sustituya semillas por la transferencia directa de dinero al productor o subsidiar el costo de esa semilla, equivalente a 36,3 dólares por manzana.

Basado en varios estudios, el organismo latinoamericano enfatiza que los países con mayores ventajas para conquistar los mercados serán los que se adelanten en utilizar la nueva tecnología.

Desde 1996 la producción de transgénicos en el mundo se ha extendido a unas 134 millones de hectáreas cultivadas por unos 14 millones de agricultores. La soya, el maíz, el algodón y la canola son los de mayor crecimiento.

Un aspecto al cual la CEPAL pide prestar atención, es a la aceptación que los consumidores puedan darle a los alimenticios biotecnológicos “pues no importa qué tan grande sea la diferencia entre el rendimiento y la disminución de costos en los cultivos transgénicos si no son aceptados en el mercado”.

Por esa razón sugiere que cualquier política pública que incentive el uso de SMG no debe dejar de lado la difusión de información entre la población sobre los aspectos positivos y negativos, creíbles y científicamente contrastados.

Si desea acceder al estudio, haga clic aquí

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link