El aporte de la biotecnología al Programa Colombia Siembra

El aporte de la biotecnología al Programa Colombia Siembra
El aporte de la biotecnología al Programa Colombia Siembra

Si quisiéramos reducir un 50% de materia prima importada o llegar a ser autosuficientes en diez años, para maíz, algodón y soya, el estudio sugiere una mayor adopción de semillas y nuevas tecnologías transgénicas, el uso de maquinaria tecnificada y el uso de recursos como agricultura de precisión. Así como paquetes tecnológicos más productivos, además de semillas, agroquímicos y fertilizantes de media a alta performance.

Anderson Galvao, CEO de Céleres Brasil y Agro-Bio Región Andina presentaron estudio que comprueba que la biotecnología moderna aplicada a la agricultura podría contribuir a los objetivos del gobierno y el Programa Colombia Siembra

El Ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, reafirmó que la meta del programa Colombia Siembra es ampliar la frontera agrícola y crecer en un millón de hectáreas de cultivos productivos para el país. En ese sentido, el Director Ejecutivo de Céleres Brasil, basado en el estudio sobre los beneficios de los transgénicos en Colombia, afirmó que Colombia es el único lugar de Suramérica con extensiones de tierra para crecer de 4 a 7 millones de hectáreas en cultivos.

El estudio de Céleres trabajó tres escenarios diferentes para la producción a largo plazo (10 años) en Colombia, teniendo en cuenta los productos de maíz, algodón y soya con el objetivo principal de reducir la dependencia de granos y fibras importadas.

Si quisiéramos reducir un 50% de materia prima importada o llegar a ser autosuficientes en diez años, para maíz, algodón y soya, el estudio sugiere una mayor adopción de semillas y nuevas tecnologías transgénicas, el uso de maquinaria tecnificada y el uso de recursos como agricultura de precisión. Así como paquetes tecnológicos más productivos, además de semillas, agroquímicos y fertilizantes de media a alta performance.

En el caso del maíz, si la producción se mantiene en las condiciones actuales, el área sembrada permanecerá estable a lo largo de los próximos diez años, en aproximadamente  500 mil hectáreas. En este escenario, la producción de maíz en Colombia pasará de 1,75 millones de toneladas en 2014 a 1,85 millones de toneladas en 2024.

Sin embargo, el estudio indica que el consumo de maíz doméstico, con el que preparamos las arepas, el sancocho y el ajiaco, pasará de 5,95 a 7,46  millones de toneladas, aumentando todavía más la dependencia de maíz importado.  Por lo tanto la importación crecerá a 4,20 millones de toneladas, lo cual irá en contra del Plan Colombia Siembra.

 

¿Qué debe hacer Colombia para dejar de importar el maíz para la arepa?

El estudio de Céleres y Agro-Bio, basado en la metodología de proyección a largo plazo, considera que para la autosuficiencia en el consumo del maíz, en un horizonte de diez años, Colombia deberá sembrar un millón 400 mil hectáreas de maíz para el 2024; y si nos quisiéramos contentar con reducir el 50% de dependencia de materia prima importada, deberíamos sembrar, al menos, 793 mil hectáreas de maíz genéticamente modificado (GM), el cual en el estudio demuestra una mejor productividad comparado con el convencional.

El aumento de la producción depende de acciones públicas y privadas, de incentivos y créditos para invertir en producción de maíz, del mantenimiento de un marco regulatorio favorable para el acceso a tierras agrícolas, de asistencia técnica y de la inversión en infraestructura regional, para minimizar los costos de logística internos en el país.

La adopción de maíz transgénico aún es baja en Colombia. En 2014/15 fue del 17,7% del total de los cultivos de máiz. La adopción de la biotecnología se presenta como una oportunidad ya disponible para los agricultores colombianos para producir más y, obtener mayor lucro de una forma amigable con el medio ambiente.

Así mismo, Marcela Prieto, en la presentación del Foro Semana “Colombia Siembra: Soberanía Alimentaria y Despensa del Mundo” mencionó que para aumentar la productividad, Colombia necesita, entre otras cosas, la mejora genética de sus cultivos.

María Andrea Uscátegui, directora ejecutiva de Agro-Bio afirma que los datos de este estudio son relevantes para ser tenidos en cuenta, y cómo la biotecnología moderna es una herramienta útil para aumentar la productividad en cultivos como el maíz, algodón y soya; mejorar la competitividad de nuestros productores y así disminuir las importaciones, que es uno de los objetivos primordiales del Plan Colombia siembra

El estudio coincide con los datos proporcionados por la ONU los cuales proyectan que, de 2014 a 2030, la población colombiana crecerá de 46,3 a 52,7 millones de habitantes, lo que representa una mayor demanda de alimentos, en calidad y cantidad crecientes.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link