Argentina avanza en desarrollo de arroz GM tolerante a la sequía

Investigadores argentinos identificaron un gen que podría permitir el desarrollo de un arroz genéticamente modificado (GM) que pueda producir granos en áreas con baja disponibilidad de agua.

Un equipo de investigación liderado por científicos argentinos identificaron un gen cuya actividad permite que una variedad de ese tipo de cultivo pueda producir igual cantidad de granos en áreas que no cuentan con mucha agua.

Los resultados, hasta ahora, son “muy alentadores”, dijo a la Agencia CyTA-Leloir una de las directoras de este proyecto,  la doctora Raquel Chan, investigadora del CONICET y directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL), en la ciudad de Santa Fe. El próximo paso podría ser llevar los estudios a mayor escala con miras a una eventual introducción al mercado de las semillas modificadas.

Los investigadores liderados por Chan y el doctor Eduardo Blumwald, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos, descubrieron que el genOsWRKY47 es crucial para la tolerancia al estrés hídrico de una cepa transgénica de planta de arroz, Psark::IPT.

De acuerdo con Blumwald, “si aumentamos la actividad de ese gen, su tolerancia es mayor”, y agregó “además, descubrimos cómo ese gen interactúa con otros genes y proteínas específicas asociadas con hormonas vegetales para desarrollar esa capacidad”.

Los experimentos en condiciones de baja exposición al agua demostraron con claridad que las plantas GM con ese gen sobreexpresado se mantenían en buen estado, mientras que el resto, sin transformación genética, se deterioraba.

“Planificamos seguir  estudiando el sistema y, de continuar con las respuestas positivas,  llevar los ensayos a una escala superior”, manifestó Chan quien en 2013 fue considerada una de las diez mujeres que lideran la ciencia en América Latina de acuerdo con una evaluación realizada por la BBC de Londres y la Red Interamericana de Academias de Ciencias.

El trabajo fue publicado en la revista Plant Molecular Biology.

Tomado de: argenbio.org
Foto tomad de internet