Biólogo entra en la discusión: la ciencia y política detrás de los OGM

Biólogo entra en la discusión: la ciencia y política detrás de los OGM
Biólogo entra en la discusión: la ciencia y política detrás de los OGM

Durante la década de 1980, Andrew Binns, profesor del departamento de biología y decano interino de la facultad de artes y ciencias de la University of Pennsylvania, ayudó a sentar las bases científicas que permitieron el desarrollo de plantas genéticamente modificadas (transgénicas). El próximo 22 de enero, el investigador ofrecerá la conferencia GMOs: The Science, the Hope, and the Real World, donde planea llenar de información científica a la audiencia en la discusión: la ciencia y política detrás de los OGM.

Aunque nacieron con el fin de producir cultivos con características deseadas como la resistencia enfermedades y la producción en ambientes difíciles, los organismos genéticamente modificados (OMG) llevan 20 años siendo objeto de un intenso debate. Por esto, Binns planea darle a la audiencia un breve resumen sobre la historia de la ciencia de plantas genéticamente modificadas y profundizará en las discusiones económicas y políticas que se han dado sobre su uso.

Al principio de su carrera, Binns hizo parte de la investigación de una bacteria llamada Agrobacterium tumefaciens, la cual es capaz de insertar su propio ADN en el genoma de una planta. Él y sus colegas descubrieron cómo desarmarla y usarla para introducir genes seleccionados en plantas.

“Era obvio que este método proporcionaría una gran oportunidad para que la comunidad agrícola pudiera incorporar rasgos deseados en sus cultivos, de una manera precisa” (Lea: ¿Por qué los agrónomos del siglo XXI deberán ser expertos en modificaciones genéticas?)

Binns señala que los seres humanos han estado manipulando genomas de plantas durante miles de años a través de mejoramiento convencional, y que el inconveniente con este método es que el cruzamiento puede introducir rasgos no deseados junto con los deseados. El investigador afirma que la ingeniería genética es simplemente un proceso diferente para lograr el mismo resultado con mayor precisión. La gente ha gastado una energía considerable difamando el proceso y sería más valioso centrarse en la seguridad del producto, añadió. (Lea: Pasar de los mitos a la realidad para producir más)

“Hay muchas tecnologías en el mundo. Usamos algunas para construir celulares y algunas de estas también podrían ser utilizadas para construir ojivas nucleares. Es realmente el producto y no la metodología la que debe ser examinada en detalle y regulada, con el fin de mantenernos a salvo”, añade.

En su charla, el investigador espera ofrecer a su audiencia una visión más informada y respaldada por la ciencia de los OGM. “Me gustaría ayudar a la gente, no sólo a entender la ciencia básica detrás de los OGM, sino también a evaluar la información que encuentran. Son estos productos seguros?, ¿están afectando al medio ambiente?, ¿llevan a buenas prácticas agrícolas? Todas estas son buenas preguntas que hacer y necesitamos de los científicos para responderlas”. (Lea: El futuro de los cultivos transgénicos es preocupante si no existe una debida discusión científica)

 

Más información sobre la conferencia GMOs: The Science, the Hope, and the Real World en el sitio web Penn Current de la University of Pennsylvania.