Científicos mexicanos comprueban que sí es posible la coexistencia entre maíz GM y convencional

El estudio fue realizado por cinco universidades del país azteca en donde se encontró que el maíz genéticamente modificado (GM) sí puede coexistir con el convencional.

Científicos mexicanos del Instituto Tecnológico de Sonora, la Universidad Autónoma de Chihuahua, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad Autónoma de Sinaloa y la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro han publicado un estudio sobre flujo de genes en maíz cuyos resultados demuestran que las medidas de coexistencia entre sembradíos de maíz GM o transgénico y maíz convencional pueden ser implementadas satisfactoriamente en México para minimizar el flujo de polen.

El estudio titulado “Flujo génico mediado por polen en maíz: Implicaciones en los requerimientos de aislamiento y la coexistencia en México, el centro del origen del maíz”, permitió a los investigadores comprobar científicamente que es viable la coexistencia de cultivos de maíz genéticamente modificado con cultivos de maíz convencional, ya que los porcentajes de entrecruzamiento registrados son menores al 1% a partir de los 20 metros.

Se realizaron evaluaciones de campo sobre el flujo de genes en el maíz en seis estados Baja California Sur, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas, los cuales representan las áreas económicamente más importantes para el cultivo de maíz híbrido en México) durante los años 2011 a 2013.

El objetivo de esta investigación fue generar datos de campo del entrecruzamiento de maíz a maíz para ayudar en las discusiones sobre la coexistencia en México, centro de origen de este grano.

Los resultados sugieren que las medidas de coexistencia que se han implementado en otras zonas geográficas, tales como aislamiento por distancia, serían exitosas en México para minimizar el flujo de polen de maíz transgénico a híbridos de maíz convencionales, maíces nativos y parientes silvestres.

De acuerdo con José Antonio Garzón Tiznado de la Universidad Autónoma de Sinaloa y uno de los investigadores, “los resultados de la investigación son un elemento que ayudará a los agricultores a decidir qué tipo de semillas quieren sembrar en sus cultivos, ya sean para producción convencional, orgánica o con biotecnología que mejor se adapte a sus necesidades, con la certeza de que, bajo los parámetros establecidos, la presencia de polen de otro sembradío es mínima”.

Las conclusiones de este estudio pueden contribuir y ayudar a resolver las dudas que hay en México sobre la adopción de maíz GM y que así los agricultores de ese país puedan tener una opción tecnológica para el cultivo.

Las universidades que desarrollaron este estudio fueron: el Instituto Tecnológico de Sonora, la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, la Universidad Autónoma de Sinaloa, la Universidad Autónoma de Chihuahua y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Si quiere acceder al estudio (en inglés), publicado por la revista PLOS ONE, haga clic aquí.

Publicado 29 de julio de 2015