Estudio muestra el bajo riesgo a la biodiversidad ante una eventual introducción de papa GM en Perú

Así lo demuestra un estudio realizado por investigadores del Centro Internacional de la Papa, ubicado en Lima, Perú.

Un equipo de científicos del Centro Internacional de la Papa (perú), liderados por el Dr. Marc Ghislain, han establecido que el flujo génico o el movimiento natural de un gen de una variedad de papa genéticamente modificada (GM) o transgénica, que no está bajo la selección de los agricultores, hacia variedades de papa locales durante un largo período de tiempo es poco probable en una escala detectable.

Los investigadores propusieron averiguar la posible hibridación natural de las variedades locales con una variedad exótica “Yungay”. Esta variedad exótica y las variedades locales habían coexistido durante 15 a 25 años en los Andes peruanos. El experimento que involucró a 688 variedades locales llegó a la conclusión de que ninguno de ellos podría decirse que es un híbrido con Yungay como padre.

El estudio fue necesario por las preocupaciones planteadas ante una posible introducción de una papa genéticamente modificada en la región andina y lo cual podría llevar a la introducción involuntaria de transgenes en el germoplasma de papa nativa.

De acuerdo con el Dr. Ghislain “este resultado proporciona evidencia científica convincente y significativa para refutar la posición de precaución de una prohibición unilateral de papas transgénicas en su centro de origen.”

Los cultivos genéticamente modificados o transgénicos son una herramienta para hacer de la agricultura una actividad más sostenible. Por ejemplo, hace algunos años en Perú se estaba trabajando en el desarrollo de una papa GM que sea resistente a la polilla. Sin embargo, debido a la moratoria a los cultivos GM no se ha podido continuar con la investigación.

Para acceder a la publicación científica haga clic aquí.

Tomado de: chilebio.cl