La biotecnología en Colombia comprometida con los ODS

La biotecnología en Colombia comprometida con los ODS
La biotecnología en Colombia comprometida con los ODS

La contribución de los cultivos transgénicos en Colombia al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, ha sido clara. Sus resultados demuestran que han ayudado al agro colombiano y a la economía del país de una manera amigable con el medio ambiente. Conoce los principales puntos en donde los cultivos transgénicos en Colombia están alineados para el cumplimiento de los ODS a 2030.

En 2015 líderes mundiales se reunieron en la Cumbre de Desarrollo Sostenible y elaboraron la Agenda 2030, un plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Dentro de este plan se consolidaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que en conjunto pretenden erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos.

Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 10 años, sin embargo, no es un cumplimiento obligatorio sino la responsabilidad de cada país para lograr cumplir con cada uno de estos objetivos.

La pobreza, el hambre, el cambio climático, el medio ambiente, la economía, la sostenibilidad e innovación, son algunos de los temas incluidos en los ODS y en donde la biotecnología juega un papel fundamental para trabajar en ellos.

Los resultados de 15 años de adopción de cultivos transgénicos en Colombia  están alineados con los ODS y confirman la importancia de seguir trabajando en la adopción de la biotecnología para el cumplimiento de las metas propuestas en los ODS y el desarrollo del agro colombiano.

Los cultivos transgénicos aportan a los objetivos de Desarrollo Sostenible 

Fin de la pobreza

La meta es que para 2030, se logre reducir al menos a la mitad el número de personas que viven en la pobreza a nivel mundial.

Para los agricultores de subsistencia, la pobreza y el hambre están directamente vinculados y los agricultores colombianos no son la excepción. Estos héroes de la alimentación de nuestro país dependen de la producción de sus cosechas, que están expuestas a un clima variable y al daño ocasionado por plagas y enfermedades en sus cultivos.

Los cultivos transgénicos ayudan a aliviar la pobreza de millones de agricultores de escasos recursos. Según el más reciente estudio los agricultores colombianos aumentaron sus ingresos en 301,7 millones de dólares durante el período de 15 años, lo que dejó una ganancia promedio de 294 dólares por hectárea de maíz apilado por año y 358 dólares por hectárea en el caso del algodón.

Leer : Los cultivos transgénicos dejan ganancias a los agricultores

El estudio también confirmó que por cada dólar invertido en semilla el agricultor recibió un retorno de 3,09 dólares por cultivo de algodón GM y 5, 09 dólares por cultivo de maíz GM.

En cuanto al control de malezas los agricultores ahorraron 92 dólares por hectárea en el cultivo de algodón y 37 dólares por hectárea en el cultivo de maíz. Y al optimizar el uso de insecticidas lograron ahorrar 55 dólares por hectárea en algodón y 45 dólares por hectárea en maíz.

Con los cultivos transgénicos los agricultores lograron triplicar sus ganancias, ahorrar tiempo en el manejo de sus cultivos, lo que representa una mejora en su calidad de vida y posiblemente las de sus familias.

En este video te mostramos una experiencia de una agricultor colombiano que siembra semilla transgénica.

Hambre cero

Otro de los objetivos incluidos en la agenda 2030 es poner fin al hambre y para que esto suceda se debe garantizar la seguridad alimentaria del país.

En Colombia, según cifras de la FAO se estima que 2,7 millones de colombianos, es decir, el 5.5% de la población está en riesgo de desnutrición. Una cifra que posiblemente va aumentar debido a la crisis económica generada por la pandemia.

En este contexto y hoy más que nunca, es importante garantizar la seguridad alimentaria. Y es aquí donde el agro colombiano tiene la misión de producir suficientes alimentos para todos los hogares del país.

De aquí a 2030, para ayudar a acabar con el hambre y garantizar la seguridad alimentaria se necesitan cultivos saludables y productivos. Los 15 años de cultivos transgénicos en Colombia han demostrado que han ayudado a reducir la pérdida de las cosechas y mejorar el control de malezas y plagas, lo que ha permitido aumentar el rendimiento de los cultivos y producir suficientes alimentos para la población.

Los agricultores que cultivaron algodón transgénico con las características apiladas de tolerancia a herbicidas y resistencia a insectos, lograron un 30,2 % más de rendimiento en sus cultivos comparando con los convencionales. Lo mismo sucedió con el cultivo de maíz apilado que llegó a un 17 % más de rendimiento. Esto ha garantizado la producción de alimentos suficiente en nuestro país.

En este video te mostramos más sobre este punto.

Industria, innovación e infraestructura

La investigación y el desarrollo en el campo de la biotecnología es una parte fundamental para desarrollar soluciones a los desafíos de la agricultura del país.

En Colombia centros de investigación, instituciones y universidades están llevando a cabo desarrollos para el mejoramiento de algunos de nuestros alimentos. Nuevas variedades de arroz con mayor producción de granos y resistencia al virus de la hoja blanca, una papa tolerante a la sequía e inundación, son algunos de ellos.

El más reciente desarrollo aprobado por Colombia y Estados Unidos se trata de un arroz editado genéticamente para resistir el tizón bacteriano que entre las instituciones que lo desarrollaron esta incluida la Alianza Bioversity-CIAT (Colombia)

Leer : Mujeres colombianas en ciencia que están revolucionando la agricultura.

Estos y otros desarrollos son la base para el futuro del agro colombiano y el cumplimiento de este objetivo de la innovación en nuestro país.

Producción y consumo responsables

Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles consiste en hacer más y mejor con menos. También se trata de desvincular el crecimiento económico de la degradación medioambiental, aumentar la eficiencia de recursos, minimizar sus impactos adversos en la salud humana y el medio ambiente.

El impacto ambiental que deja la agricultura es inevitable. El arado, la labranza, la deforestación, un excesivo o mal uso de plaguicidas afectan nuestros recursos naturales y ecosistemas. La biotecnología aplicada en plantas ha demostrado su contribución en la reducción de este impacto utilizando de manera responsable los recursos ambientales.

Tal es el caso de los 15 años de cultivos transgénicos en Colombia que han ayudado a garantizar la seguridad alimentaria del país de una manera sostenible con el planeta.

Según la medición del Cociente de Impacto Ambiental (EIQ, por sus siglas en inglés), un método que sirve para medir el impacto de los productos fitosanitarios como herbicidas, insecticidas y fungicidas en el ambiente y la salud humana, durante estos 15 años de adopción de estos cultivos se logró reducir en un 26% su propio impacto ambiental.

Conoce en este video cómo la biotecnología produce alimentos de forma sostenible con el medio ambiente.

Acción por el clima

Otra de las medidas urgentes dentro de la agenda de los ODS es combatir el cambio climático y sus efectos. El cambio climático es una realidad y está produciendo efectos negativos en las personas, en la economía y en la naturaleza. Vivimos en un mundo con un clima cada vez más variable y extremo. Largas lluvias y extremas sequías afectan nuestra forma de vida, nuestros cultivos y la biodiversidad. Una de las principales causas de este cambio es una excesiva concentración de gases de efecto invernadero producidas por la actividad humana.

La agricultura son una de estas actividades que producen las emisiones de CO2. La biotecnología aplicada en plantas ayuda a reducir estas emisiones y así lo confirma el estudio de 15 años de transgénicos en Colombia.

Según el estudio los cultivos de algodón y maíz transgénico disminuyeron considerable en el número de aplicaciones de plaguicidas. En el cultivo de algodón transgénico se pasó de 11 aplicaciones que se debe hacer normalmente en un cultivo convencional a 6 aplicaciones, y en el caso del cultivo de maíz, se disminuyó de un promedio de 4-5 a 1-2 aplicaciones. Esto significa una reducción de un 19 % en el uso de plaguicidas.

Con menos aplicaciones se disminuyó también la necesidad de la mano de obra, el uso de los tractores y pulverizadoras, los que generan el consumo de combustibles fósiles, que emiten las gases de CO2.

Leer: 3 formas en las que los cultivos transgénicos ayudan a reducir las emisiones de CO2

Conoce más datos en esta infografía de lo que la biotecnología ha hecho para disminuir las emisiones de CO2 y contribuir a cumplir con esta meta de los ODS.

Vida de ecosistemas terrestres

Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de la biodiversidad es otra meta en donde la biotecnología tiene un papel importante.

La biotecnología agrícola en el país ha contribuido en la protección de la biodiversidad a través de una agricultura sostenible. El control de plagas y malezas más preciso y utilizar menos tierra para cultivar cultivos son algunos puntos en donde la biotecnología ha ayudado a tener menos deforestación y más preservación de la biodiversidad. La reducción de la huella de carbono de la agricultura también ha sido una contribución importante.

” Los resultados de #15AñosTransgénicosCol demuestran que los cultivos GM necesitan una labranza mínima o no labranza, lo que ayuda a mantener los nutrientes en el suelo y a disminuir su remoción”.
Directora Ejecutiva de Agro-Bio, María Andrea Uscátegui, en entrevista con la Asociación Colombiana de Agricultores, SAC.

En cuanto a este objetivo de los ODS y por decirlo de alguna manera, si la tecnología de maíz GM no hubiera estado disponible para los agricultores en 2018, mantener los niveles de producción para este año utilizando tecnología convencional habría requerido la siembra de 11,240 hectáreas más de tierra agrícola para el maíz, lo que hubiera significado afectar aun más la biodiversidad del país.

Con todo esto se concluye que los resultados de 15 años de cultivos transgénicos en Colombia, la biotecnología es una herramienta fundamental para cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el país. Para cumplir la agenda para 2030 es necesario seguir trabajando en el agro colombiano de la mano con estas herramientas.

Además, la biotecnología es clave para la agricultura que tiene la responsabilidad de ayudar a garantizar la seguridad alimentaria en el país, sobre todo en esta época de crisis generada por la pandemia.

Te puede interesar:

Nuevo estudio revela impacto de 15 años de cultivos transgénicos en Colombia

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link