La violencia contra los adelantos científicos no es un argumento válido

La semana pasada en Brasil manifestantes anti-OGM destruyeron campos de investigación donde se realizan los ensayos de eucalipto genéticamente modificado. ¿Es esta la vía para mostrar su desacuerdo con la tecnología?

Los hechos vandálicos se presentaron el pasado 5 de marzo en Brasil, cuando cerca de mil mujeres miembro del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) irrumpieron de forma violenta en las instalaciones de la compañía FuturaGene Brasil Tecnología, ubicada en la ciudad de Itapetininga. (Video:“Mulheres contra o eucalipto transgênico!” – Fuente Youtube: videosmst)

Armadas con palos y cuchillos estas mujeres se sintieron en plena libertad de destruir más de 14 años de investigación, que habían dado sus frutos con el desarrollo de un eucalipto genéticamente modificado (GM), transgénico o biotecnológico, que puede llegar a ser 20 por ciento más productivo que los convencionales gracias a que produce una mayor cantidad de celulosa en menos tiempo.



Tomado de: http://www.mst.org.br/2015/03/05/apos-ocupacao-na-suzano-outros-300-camponeses-ocupam-predio-da-ctnbio-em-bsb.html 

 

 
Tomado de: http://www.mst.org.br/2015/03/05/apos-ocupacao-na-suzano-outros-300-camponeses-ocupam-predio-da-ctnbio-em-bsb.html

Los ensayos que se habían realizado hasta el momento indican que gracias a la modificación genética se pudo reducir de siete a cinco años y medio el período entre siembra y cosecha y aumentó el diámetro del tronco. De acuerdo con los especialistas, el uso de estos árboles transgénicos permitirá el crecimiento del sector forestal, responsable del 6% del Producto Interno Bruto (PIB) industrial de Brasil.

Estos son algunos de los beneficios que pueden ofrecer los eucaliptos GM:

– Producir un 20% más de madera que los eucaliptos convencionales

– Puede aumentar la productividad de la madera en un 30% a 40% para su uso en otras aplicaciones como la bioenergía

– Reducción del período de cosecha: de 7 a 5.5 años.

Adicionalmente, mientras las mujeres pertenecientes al MST destruían los campos experimentales de eucalipto GM, 300 miembros del movimiento Vía Campesina en Brasilia entraron a la fuerza en una reunión de la Comisión Nacional de Bioseguridad (CNTBio, organismo que regula los cultivos transgénicos en Brasil), donde se estaba presentando el eucalipto GM. (Video: “INVASÃO À CTNBio – “Protesto contra o eucalipto transgénico” Fuente: Youtube – OGM Brasil)

Durante la destrucción de las plantas GM que se encontraban en ensayos y evaluaciones en las instalaciones de la compañía (violación y destrucción de propiedad privada), las mujeres justificaron su accionar por la “defensa de la seguridad alimentaria y el ambiente”, pero hay que preguntarse ¿es correcto irrumpir en la propiedad privada y destruir la investigación que durante más de una década han realizado los científicos? ¿es esto un “argumento” para estos actos vandálicos? Nosotros consideramos que la respuesta es un NO rotundo, científicos han invertido años en sus investigaciones,  tiempo que no puede  ser recuperado de la noche a la mañana y todo tendrá que llevarse a cabo nuevamente. Mientras tanto tendremos que sentarnos a esperar por estas herramientas innovadoras que desde ya podrían aportar al desarrollo sostenible del sector agrícola, pero que no podrán ser utilizadas gracias a estos actos vandálicos. 

Desde Agro-Bio siempre hemos considerado que el respeto debe ser la base para el debate sobre los cultivos genéticamente modificados, y que la investigación y el soporte científico es lo que hace consistente que puedan llegar a probarse en diferentes países y, que es así, han demostrado ofrecer grandes beneficios.

Vale la pena resaltar que las evaluaciones que realiza el CTNBio en Brasil –y las demás autoridades en cada país- se basan en criterios científicos rigurosos, los cuales se aplican en todas las solicitudes de liberación experimental o comercial y comprenden un análisis exhaustivo de los posibles riesgos que podrían presentar los cultivos transgénicos tanto para el ambiente como para la salud humana y animal.

Más allá del hecho de que las mujeres del MST deberán responder por daños a la propiedad privada, es importante resaltar que la violencia nunca debe ser el medio por el cual se deben expresar las ideas o una posición, y mucho menos constituye un “argumento”. 

María Andrea Uscátegui

Directora Ejecutiva

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link