Pasto transgénico elimina residuos militares del suelo

Pasto transgénico elimina residuos militares del suelo
Pasto transgénico elimina residuos militares del suelo

Científicos desarrollan un pasto transgénico que elimina del suelo residuos tóxicos dejados por las municiones de guerra; las minas y explosivos.

El estudio realizado en la Universidad de York, Inglaterra, concluyó que un pasto genéticamente modificado es capaz de limpiar los suelos contaminados a causa del RDX. Un compuesto orgánico utilizado para elaborar recursos militares tales como minas, explosivos y munición; sobre todo en la Segunda Guerra Mundial.

La hierba o pasto transgénico fue desarrollado gracias a la introducción de dos genes de bacterias capaces de descomponer el RDX. La prueba de su eficacia se realizó en un campo militar de Estados Unidos, en donde el pasto logró crecer disminuyendo los residuos de RDX a niveles no detectables en sus tejidos.

El estudio registró una reducción del componente RDX a una tasa de 27 kilogramos por hectárea en los suelos aplicados.

Los autores del estudio, el profesor Neil Bruce del Departamento de Biología y director del Centro de Nuevos Productos Agrícolas (CNAP) y la Dra. Liz Rylott, creen que este estudio puede ser el primer caso exitoso donde una planta genéticamente modificada fue capaz de disminuir residuos de contaminantes orgánicos. Los cuales suelen ser resistentes a la degradación ambiental.

“Demostramos que al insertar estos genes en el pasto varilla, la planta tuvo la capacidad de degradar el RDX a niveles no detectables en el tejido de la planta”. Mencionó la Dra. Rylott para la York University.

 
Investigadores que toman muestras del pasto varilla Crédito: Neil Bruce. Foto de la Universidad de York

Un enemigo para los suelos

El RDX está catalogado como un contaminante prioritario por parte de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Esto es debido a que más de 10 millones de hectáreas de tierras militares se encuentran contaminadas por el componente a causa de los residuos de municiones, minas y explosivos alojados en los suelos.

Pero no solo el suelo se ve afectado; también el agua recibe el compuesto. “Las columnas de RDX tóxicas continúan extendiéndose debajo de estos sitios militares, amenazando el suministro de agua potable”. Explicó el profesor Bruce.

En el estudio también se registró el primer caso de columnas de contaminación a causa del RDX. El evento se daría en el año 1997 donde el acuífero ubicado en el campo de entrenamiento en la Reserva Militar de Massachusetts en Cape Cod, presentó toxicidad en sus aguas. Lo que afectó a medio millón de lugareños.

A raíz de la contaminación del acuífero, la Agencia de Protección Ambiental ordenó impedir el uso de todas las municiones activas en ese campo de entrenamiento.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link