Reconocimiento a la biotecnología agrícola moderna

Recientemente tres investigadores pioneros en el desarrollo de plantas genéticamente modificadas y biotecnología agrícola moderna fueron galardonados con el Premio Mundial de Alimentación.

El pasado 17 de octubre (2013) los científicos vanguardistas Marc Van Montagu, Mary-Dell Chilton y Robert T. Fraley, fueron laureados con el Premio Mundial de Alimentación de este año.

Los tres científicos iniciaron con la investigación en los procesos y el desarrollo de los cultivos genéticamente modificados, y su trabajo permitió que hoy en día tengamos cultivos con tolerancia a herbicidas y resistencia a insectos y a enfermedades; características que han permitido hacer de la agricultura una actividad más sostenible y amigable con el medio ambiente.

El trabajo de Montagu, Chilton y Fraley se ha enfocado especialmente hacia el campo de la genética, en la investigación para la transferencia de genes que le confieren determinadas características (anteriormente mencionadas) a los cultivos.

El desarrollo de cultivos genéticamente modificados, que fue posible gracias a los grandes aportes para la transgénesis de estos tres científicos, ha permitido que los agricultores tengan beneficios como: más producción por hectárea (a causa de la reducción de pérdidas por plagas/malezas), uso más sostenible de insumos agrícolas, mayor control sobre algunas plagas y malezas; así como el medio ambiente: menores emisiones de gases efecto invernadero, uso sostenible de insumos agrícola, reducción en el uso de combustibles fósiles, mayor conservación de la tierra y el suelo, entre otros.

Montagu, Chilton y Fraley han hecho un inmenso aporte a la agricultura y a los agricultores de todo el mundo, al brindarles una herramienta como la biotecnología agrícola moderna y los cultivos genéticamente modificados que les han traído grandes beneficios.

Esto se ve reflejado en que año tras año la adopción de los cultivos GM en el mundo crece en promedio 8%, lo cual demuestra que los agricultores creen cada vez más en el uso de este tecnología.

Los tres investigadores son conscientes de que, como con toda tecnología, existen quienes se oponen a ella; sin embargo, en palabras de Marc Van Montagu –uno de los laureados-, “el miedo muchas veces no nos deja aprender y todos debemos ver que la biotecnología tiene muchas potencialidades y beneficios para la agricultura”.

Además, considera que la comunicación es parte fundamental para que la sociedad conozca más sobre la biotecnología moderna y esté más informada. Para ello, es necesario que haya un trabajo conjunto entre el gobierno, los investigadores y la industria con el fin de no sólo entregar la tecnología a los agricultores y a quienes la necesitan, sino también la información sobre ella”.

Por su parte, para Robert T. Fraley el futuro de la biotecnología agrícola es bastante promisorio con el desarrollo de nuevas variedades que puedan enfrentar mejor los retos del cambio climático, como por ejemplo, cultivos que sean resistentes a la sequía.

“El avance realizado hasta el momento ha sido gratificante, pero lo que se viene es mucho mejor, pues se trabaja en la lucha contra el cambio climático y así se ayudará a producir la cantidad de alimentos que necesita una población en constante crecimiento”.

El Premio Mundial de Alimentación este año reconoce el esfuerzo realizado por los investigadores Marc Van Montagu, Mary-Dell Chilton y Robert T. Fraley y el aporte realizado para el mejoramiento de los cultivos y que así, los agricultores cuenten con una herramienta que no sólo los beneficia a ellos sino también al medio ambiente.

Si quiere conocer el perfil de cada uno de los ganadores haga clic aquí.

Foto: Tomada de worldfoodprize.org

Share via
Copy link