La verdad es que todos estamos genéticamente modificados

La verdad es que todos estamos genéticamente modificados
La verdad es que todos estamos genéticamente modificados

Opositores de los cultivos genéticamente modificados (GM) se quejan a menudo de que el movimiento de genes entre especies no es natural. El hecho de que nada relacionado con la agricultura sea natural, es lo que hace que esta queja siga siendo una extraña preocupación. Esto toma sentido si consideramos la posición de la ciencia que dice que la verdad es que todos estamos genéticamente modificados.

Desde hace mucho se sabe que algunos genes se mueven de una especie a otra, en un proceso denominado transferencia horizontal de genes. Los genes para la resistencia a los antibióticos, por ejemplo, se mueven libremente entre especies de bacterias. Sin embargo, hasta hace muy poco se ha puesto en conocimiento público lo común que son estos transgénicos naturales. Lo que una vez se consideró como una peculiaridad de los organismos menores se ha encontrado que también sucede en los seres humanos.

Alastair Crisp y Chiara Boschetti de Cambridge University, junto a varios colegas, han estado investigando sobre este proceso natural. Sus resultados, publicados en Genome Biology, sugieren que los seres humanos tienen por lo menos 145 genes que fueron recogidos de otras especies por sus antepasados. Es cierto que es menos al 1% de los 20.000 o más que los humanos tienen en total. Pero, puede ser sorprendente para muchas personas saber que son, incluso a un pequeño grado, parte bacteria, parte hongo y parte alga. (Lea: Como se comunica la ciencia es más importante de lo que piensas)

Dr. Crisp y Dr. Boschetti llegaron a esta conclusión mirando las bases de datos públicas de información genética cada vez más crecientes que están disponibles. No estudiaron solo a los humanos, examinaron nueve especies de primates, 12 tipos de mosca de la fruta y cuatro gusanos nemátodos. Las moscas y los gusanos se encuentran entre los animales favoritos de los genetistas, por lo que se han recogido muchos datos sobre ellos. Los resultados de los tres grupos sugieren que los transgénicos naturales son omnipresentes.

Para evitar atascarse en los miles de millones de pares de bases de un genoma animal, los investigadores analizaron lo que se conoce como transcriptoma. Este es el conjunto de moléculas mensajeras, hechas de un ADN llamado RNA, que recogen instrucciones sobre cómo hacer proteínas de genes en el núcleo y cómo entregarlos a las fábricas subcelulares las convierten en proteínas.

Hablando en términos generales, cada tipo de ARN mensajero corresponde a un solo gen. Observando a los mensajeros, Dr. Crisp y Dr. Boschetti podían estar seguros de que estaban grabando genes activos y no tramos de ADN nuclear que habían sido genes pero ya no funcionan.

Para cada mensajero transcrito, buscaron en las bases de datos del mundo, buscando coincidencias. Excluyeron a los familiares inmediatos de cada uno de sus tres grupos de animales. Es decir, no se compararon artrópodos con moscas, vertebrados con primates ni nemátodos con gusanos. (Lea: Resistencia a herbicidas existía antes de los cultivos GM, aseguran científicos)

Entonces se preguntaron si los genes de aspecto similar a los de un transcriptoma se encontraban más a menudo en otros animales o en los no animales. Si la primera hipótesis es correcta, la explicación más probable sería que estuvieran allí por descendencia común de antepasados animales. Si es el último el caso, entonces una transferencia de genes horizontal de especie a especie parece la explicación más probable. En promedio, los gusanos tenían 173 genes transferidos horizontalmente, las moscas tenían 40 y los primates tenían 109. Por lo tanto, los humanos tenían más que la media de los primates.

Muchas de las coincidencias corresponden a genes de propósito desconocido (más de una década después del final del proyecto del genoma humano, los trabajos de muchos genes siguen siendo estar sin descifrar), pero algunos transgenes humanos son sorprendentemente familiares: el sistema de antígeno ABO, que define los grupos sanguíneos básicos para fines de transfusión, parece bacteriano. El gen asociado a la masa grasa y la obesidad, cuyo efecto está encapsulado en su nombre bastante largo, parece provenir de algas marinas. Además, un grupo de genes implicados en la síntesis de ácido hialurónico se origina de hongos. El ácido hialurónico es un producto químico que es una parte importante del pegamento que mantiene las células juntas (es también un ingrediente frecuente de las cremas para la piel).

En total, los investigadores encontraron dos genes importados para el metabolismo de los aminoácidos, 13 para el metabolismo de las grasas y 15 que están implicados en la modificación posterior a la fabricación de las moléculas grandes. También identificaron cinco inmigrantes que generan antioxidantes y siete que son parte del sistema inmunológico.

Esto es todo un catálogo. Si algo similar fue insertado por ingenieros genéticos en el maíz o el ganado, no habría duda de que provocaría una gran protesta. En los seres humanos, sin embargo, están haciendo un buen trabajo. Es justo señalar que muchos de ellos parecen haber cohabitado con la línea que condujo a la humanidad durante millones de años y ambas partes han tenido así tiempo suficiente para adaptarse. Sin embargo, hubo una vez un momento para todos ellos cuando eran tan extraño como un insecticida bacteriano en una planta de maíz o un gen de resistencia a herbicidas en una soya.

 

Información de The Economist