¡Sorpresa! Tu cerveza y tu té son realmente transgénicos

¡Sorpresa! Tu cerveza y tu té son realmente transgénicos
¡Sorpresa! Tu cerveza y tu té son realmente transgénicos

ARTÍCULO DE OPINIÓN – REVISTA FORBES

Un nuevo estudio encuentra que muchos alimentos comunes, como la cerveza y el té, resultan ser OGM “naturales”.

Aunque nadie ha encontrado ninguna evidencia de que los organismos genéticamente modificados (OGM) sean dañinos, los activistas anti-OGM han hecho campaña contra ellos durante años, con considerable éxito. 19 de los 28 países de la Unión Europea han votado para prohibir o restringir severamente las plantas genéticamente modificadas, y muchos otros países imponen prohibiciones similares.

Pero todas estas restricciones pueden ser en vano, porque la naturaleza llegó primero. Resulta que muchos alimentos comunes ya han sido genéticamente modificados, por una bacteria llamada Agrobacterium. Es decir, contienen material genético de especies completamente diferentes. 

Primero,  el mejoramiento de plantas a través de la modificación genética es solo una herramienta, y muy precisa. Científicamente, afirmar que los OGM son malos NO tiene sentido, depende completamente de cuál sea la modificación genética. Un científico mejora un tomate para que tenga un mejor sabor a través de un cultivo tradicional o un cultivo GM. Al final, el resultado es igual, un tomate que tiene un contenido genético diferente. La única diferencia es que con el cultivo tradicional, no tienes ni idea de qué cambiaste exactamente en el ADN de la planta. Ya  hemos consumido miles de millones de porciones de alimentos GM sin efectos nocivos. Los alimentos transgénicos que comemos hoy son perfectamente seguros.

¿Cuáles son todos estos alimentos naturales genéticamente modificados y cómo se hicieron de esa manera?

Comenzaré con la batata común. Los humanos comen cientos de variedades de batatas, y puedes comprarlas en los mercados de todos los continentes. En 2015, un grupo de científicos de Bélgica, Perú, China y los EE. UU. (Tina Kyndt y colegas) descubrieron que cada variedad cultivada de batata tiene ADN “extraño” integrado en su genoma, de una bacteria llamada Agrobacterium. Probaron 291 variedades diferentes y encontraron la bacteria en todos. También probaron parientes silvestres de la batata y descubrieron que a las variedades silvestres (que los humanos no comen) les falta el ADN bacteriano.

Agrobacterium es una bacteria con propiedades especiales: ha evolucionado para poder insertar su ADN directamente en los genomas de una amplia variedad de plantas. (No tenemos que preocuparnos, no infecta a los humanos.) En las batatas, esto sucedió naturalmente, hace siglos o milenios, mucho antes de que los humanos lo cultivaran. Pero luego llegamos, y (aparentemente) nos gustó el sabor de estas batatas transgénicas naturales, por lo que esas son las que elegimos cultivar. Como resultado, todas las batatas que comemos son OGM, aunque sucedió naturalmente.

Eso fue hace cinco años. Pero en un estudio recientemente publicado, los científicos Tatiana Matveeva de Rusia y Léon Otten de Francia descubrieron que Agrobacterium ha llegado a docenas de otras plantas, incluidas algunas de nuestras comidas y bebidas favoritas. Matveeva y Otten buscaron en los genomas (el ADN) de cientos de plantas y encontraron 39 OGM naturales, como los llamaban.

Entonces, sin más preámbulos, aquí están los alimentos OGM naturales, todos ellos transgénicos, con el nombre común seguido del nombre formal de la especie en cursiva:
  • Plátanos (Musa acuminata)
  • Cerveza (lúpulo) (Humulus lupulus)
  • Arándanos (Vaccinium macrocarpon)
  • Ciruela (Diospyros lotus)
  • Guayaba (Psidium guajava)
  • Maní (Arachis hypogaea)
  • Fruta de pomelo (Citrus maxima)
  • Cereza de Surinam (Eugenia uniflora)
  • Batatas (especies de Ipomoea)
  • Té (Camellia sinensis, que se usa para la mayoría de los tés)
  • Nueces (especies de Juglans)
  • Ñame (Dioscorea alata)

Así es, la cerveza y el té son OGM, incluso si están etiquetados como “orgánicos”. Ten en cuenta que esta lista es indudablemente incompleta: el nuevo estudio se basó en las bases de datos del genoma actuales, que todavía faltan muchos alimentos comunes.

Probablemente ya hemos consumido innumerables porciones de alimentos transgénicos. Como escribí anteriormente, no hay razón para creer que los alimentos transgénicos sean dañinos de ninguna manera.

Si crees en las afirmaciones alarmistas del movimiento anti-OGM, entonces tendrás que comenzar a evitar muchos más alimentos, incluido todo en la lista anterior. Y sí, eso incluye la cerveza.

 

 
Share via
Copy link