Cultivos transgénicos, aliados para una agricultura sostenible en Colombia

Cultivos transgénicos, aliados para una agricultura sostenible en Colombia
Cultivos transgénicos, aliados para una agricultura sostenible en Colombia

Un reciente estudio demuestra los beneficios al medio ambiente que han dejado los cultivos de algodón y maíz genéticamente modificados en Colombia durante 15 años.

El impacto ambiental que deja la agricultura es inevitable. El arado, la labranza, la deforestación,  un excesivo o mal uso de plaguicidas afectan nuestros recursos naturales y ecosistemas. Sin embargo, hoy más que nunca, necesitamos producir más y mejores alimentos, fibras y energía para una población creciente.

Es así que la biotecnología moderna aplicada en plantas es una herramienta clave para responder a esta demanda de una forma más amigable con el planeta. Los cultivos transgénicos nos aseguran plantas más resistentes a las plagas, enfermedades, más resilientes a nuevas condiciones como el cambio climático, y lo más importante, logran reducir la huella ecológica que deja la agricultura.

Leer: Impactos ambientales del uso de cultivos genéticamente modificados (GM) 1996-2018: impactos en el uso de plaguicidas y emisiones de carbono

El investigador y economista agrario Graham Brookes publicó el más reciente estudio que analiza el impacto socioeconómico y ambiental de los cultivos de algodón y maíz genéticamente modificados (GM) en Colombia durante 15 años.

El estudio revela que los cultivos transgénicos han ayudado a garantizar la seguridad alimentaria del país de una manera sostenible con el planeta.

Menos emisiones de CO2

Los cultivos transgénicos  ayudan a reducir las emisiones de CO2 generadas por la agricultura ¿Cómo lo hace?

El uso de herbicidas e insecticidas es necesario para el control de las malezas y plagas en los cultivos tanto convencionales como transgénicos, la diferencia es que estos últimos se han desarrollado precisamente para permitir un mejor control de estos factores. Esta tecnología resulta en una disminución considerable en el número de aplicaciones de plaguicidas, que finalmente ayudará a una agricultura sostenible.

Además, como consecuencia de la disminución en la necesidad de aplicaciones en la mano de obra se logra disminuir el uso de los tractores y pulverizadoras, los que generan el consumo de combustibles fósiles, que emiten las gases de CO2.

El  estudio afirma que desde la llegada del cultivo de algodón (2003) y maíz transgénico (2007) en Colombia, el uso y aplicación de insecticidas y herbicidas en estos cultivos se ha reducido en un 19 %.

Según el estudio de Graham Brookes, con los cultivos transgénicos de algodón se disminuyó  de 11 aplicaciones en el cultivo convencional a 6. En el caso del cultivo de maíz, disminuyó de un promedio de 4-5 en un cultivo convencional a 1-2 aplicaciones en un cultivo transgénico.

Leer: 3 formas en la que los cultivos transgénicos ayudan a reducir las emisiones de CO2

¿Y cuáles son los resultados en cuanto al impacto ambiental?

Según la medición del Cociente de Impacto Ambiental (EIQ, por sus siglas en inglés), un método que sirve para medir el impacto de los productos fitosanitarios como herbicidas, insecticidas y fungicidas en el ambiente y la salud humana, durante estos 15 años de adopción de los transgénicos en Colombia se logró reducir significativamente el impacto ambiental.

Según esta medición, el cultivo de algodón transgénico con la tecnología de resistencia a insectos (RI) redujo en un 176.500 kg el uso de los ingredientes que matan los insectos. Esto equivale a un  26% menos de impacto en el medioambiente.

De la misma manera, el uso de insecticidas en cultivos de maíz transgénico RI disminuyó en 279.400 kg de ingrediente activo, es decir, un 65% menos de impacto ambiental.

Leer: Estudio revela los beneficios al medio ambiente de los cultivos transgénicos en Colombia

Beneficios de los cultivos transgénicos para los agricultores

Además del impacto positivo en el medioambiente, el uso amigable de plaguicidas e insecticidas en los cultivos transgénicos ha ayudado a mejorar la calidad de vida de los agricultores colombianos y sus familias.

Según los resultados del estudio de Graham Brookes,  la disminución del uso de insecticidas gracias a la tecnología le ha permitido a los agricultores tener un mejor control de plagas y más rentabilidad en sus cultivos.

Es decir, durante estos 15 años, el agricultor ha ahorrado en promedio por año 55 dólares por hectárea en los cultivos de algodón transgénico y 45 dólares por hectárea en cultivo de maíz transgénico.

Conoce la experiencia de un agricultor que siembra cultivos transgénicos.

En general, la evidencia del impacto de los quince años de adopción de algodón  y doce años de maíz transgénico apunta a una contribución positiva para abordar la producción de cultivos importantes para el país y los desafíos ambientales que enfrenta la agricultura en Colombia.

En esta infografía encuentra los datos más relevantes sobre los beneficios que ha dejado la adopción de los cultivos transgénicos en el medio ambiente.

Te puede interesar:

 

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link